www.madridiario.es

Ayer salí

jueves 28 de mayo de 2020, 12:56h

Jueves ¡Vamos con otro día!

Y ya todo va volviendo a la normalidad, ya la pandemia, la economía y nuestras necesidades van dando un poco igual y nuestros políticos ya están con lo suyo: Que si tú haces, que si tú hiciste antes más y peor. Que si mientes, que si es por tu culpa. Que si no me apoyas y que si tú no me hablas. Que los malos malísimos que arrebataron vidas, ahora no son tan malos y se necesitan para “salvar vidas”. Que los que se quieren independizar, ahora mandan en los designios del país al que no quieren pertenecer. Otros que protestan por la gestión del gobierno ante el mayor drama de la historia y les recuerda a la celebración del mundial. Que los que no habían ni nacido cuando se votó la Constitución parece que la inventaron ellos... En fin, no sé si los que nos merecemos, pero esto es lo que tenemos.

Y entre nuestro patio del Congreso más convertido en patio de colegio últimamente revuelto y sin mucha esperanza de que cambie, yo vengo a contarles, que ayer salí. “Me socialicé”.

Quedé con unas amigas, aunque es verdad que aún no nos atrevimos en la calle, quedamos en una casa y les confieso, que no me he portado muy bien... Me he acercado un poco de más... Me imaginaba que sería difícil... pero es que es muy difícil!!

Y se lo cuento para que sean más responsables que yo, porque la distancia social es tan complicada como necesaria y por eso tenemos que ser conscientes y yo les prometo, que lo seré

Ver a tus amigas, a las que quieres, a las que son, a las que están, a las que siempre han estado a las que siempre estarán. Esas que saben que no estás en tu mejor momento y que tampoco hace falta que les cuentes los motivos, pero que saben que te va a venir bien salir. Esas que piensan en ti y se juntan. Y que aunque sea en tiempo de coronavirus y con los recursos limitados te organizan una fiesta sorpresa. Y se dejan sus pulmones inflando globos y haciéndote reír con regalos pensados para ti, que son los que más valen. Esas a las que no ves desde hace tres meses y que es difícil, muy difícil no abrazar... Para mi, fue imposible ¡Lo siento!

Ayer fui consciente de todo el trabajo mental que nos queda por hacer. Habrá pasado lo peor de la crisis sanitaria pero ahora nos queda aprender a gestionar es la emocional. Ya no nos podemos tocar y es terrible, porque lo que necesitamos por encima de todo es piel. Y cambiar eso, no es fácil. Hay personas en las que pensamos e inmediatamente necesitamos su abrazo, sus beso, todos sus besos. Sentirnos. Más allá de las palabras, más allá de las miradas. Sentir su piel, su olor, su calor. Esos abrazos eternos en los que hasta oyes y sientes el corazón del otro. Esos besos que no quieres que se acaben nunca. Estrechar las manos con tanta intensidad que no quieres que te suelten nunca... Pero todo eso, lamentablemente no puede ser, de momento.

Por eso cuando esto pase, que pasará... Recordaremos que hubo un virus que nos confinó en casa y que nos privó de besos, de abrazos, de piel... Y que cuando pudimos salir vimos de verdad lo difícil que era no besar, ni abrazar, ni tocar. Y entonces, fuimos conscientes de nuestra necesidad de besos, de abrazos, de piel... Y fue en ese momento, cuando supimos de verdad, que teníamos que aprender a gestionar nuestras emociones y cambiar nuestros hábitos. Y que había que mantener la distancia. Y guardar todos esos abrazos, esos besos, esas manos entrelazadas, ese roce de piel para el gran día. Ese día que será como la primera vez. Tal y como lo soñamos dormidos y despiertos durante el tiempo del coronavirus. Y Ese día está más cerca...

Yo ayer pedí un deseo, soplé una vela y lo deseé...

Esther Ruiz

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios