www.madridiario.es
Esquina de Santa Engracia con Ríos Rosas
Ampliar
Esquina de Santa Engracia con Ríos Rosas (Foto: Chema Barroso)

Colapso y peligro en la calle Santa Engracia por dos obras simultáneas

martes 20 de abril de 2021, 13:54h

El número 129 de la calle Santa Engracia vuelve a ser motivo de preocupación para los vecinos y viandantes de la zona. El edificio, cuyos habitantes fueron desalojados durante unos días en 2009 por peligro de derrumbe, lleva apuntalado desde 2017, ya que la fachada sufría fisuras y agrietamientos en diferentes zonas. El temor a un posible derrumbe del inmueble hizo que las viviendas comenzaran a quedarse vacías.

Pero esta semana, los movimientos han vuelto a un edificio mirado con lupa por los vecinos y comerciantes que conocen bien su historia. A principios de esta semana, los obreros comenzaron a montar el andamio que va a permitir rehabilitar en su totalidad el edificio. "Por fin", respira el dueño de una floristería de la misma calle, que ha expresado así su alegria antes esta noticia a Madridiario.

Pero no todo son buenas noticias. El pasado 27 de marzo, de madrugada, se produjo una fuga en una tubería del Canal de Isabel II en las inmediaciones del número 129 de Santa Engracia, por lo que las obras de reparación, como confirman desde el Canal de Isabel II a este medio, han coincidido en el tiempo pero nada tienen que ver con el arranque de los trabajos de rehabilitación del bloque, aunque algunos vecinos achacaron en un primer momento la rotura a algún problema en la obra del edificio.

El malestar en la zona, no obstante, es apreciable entre los viandantes. Las dos obras han hecho que la acera esté clausurada, por lo que los peatones deben o cruzar tres pasos de peatones para continuar por Santa Engracia o, de manera más rápida, atravesar la calzada para continuar por su camino. Es una situación "peligrosísima", definen desde una farmacia próxima tras haber llamado al 010 y a la Policía Municipal esta misma mañana para poner una solución al problema.

Esta calle, además, cuenta con un carril bici que las obras también han clausurado, por lo que al cruzar la calzada se cruzan los viandantes y los ciclistas que van en una dirección y otra. "En una misma esquina confluyen ciclistas, personas, los camiones de las obras y el tráfico, colapsado por la reducción de carriles", cuenta a Madridiario uno de los afectados al cruzar "con miedo" este tramo.

Una finca en peligro por derrumbe

La historia de este edificio se remonta a 2009, cuando los vecinos escucharon unos fuertes crujidos que les hicieron que llamaran a los Bomberos. Tras la llegada del cuerpo municipal, los habitantes fueron desalojados de inmediato del inmueble ante la posibilidad de que se derrumbase. Sin embargo, tras una evaluación de los técnicos, los vecinos pudieron volver a sus casas, en las que estuvieron hasta 2017. En aquel momento, y sin aviso previo, la fachada fue apuntalada por el Ayuntamiento de Madrid, lo que hizo que el miedo volviera a sobrevolar sobre los vecinos que quedaban en la finca.

El expediente que redactó el Ayuntamiento sobre el edificio, y al que tuvo acceso Madridiario en su momento apuntaba que, entre otras cosas, "se ha comprobado la rotura por aplastamiento del cuarto machón en planta primera, que presenta agrietamientos verticales y deshojamiento de la fábrica, situación que minora la capacidad de carga del mismo".

Esta situación, cuenta el dueño de la floristería, provocó que los vecinos fueran abandonando el edificio poco a poco ante la inseguridad que había y la cada vez mayor aparición de grietas en diferentes plantas del bloque, algo que se agravó, afirma, con las obras de mejora que se hicieron en la calle Santa Engracia para ganar más terrreno al peatón y sacar un carril bici. "El edificio se quebró con el movimiento de las taladradoras en las aceras".

A pesar de todo, cabe recordar que el inmueble fue subastado a finales de 2017. Se hizo con él Dazia Capital a través de su marca promotora Darya Homes, que ya anuncia en su web su promoción: 26 viviendas de lujo distribuidas en seis plantas de 1, 2 y 3 dormitorios y áticos con terraza. "Luz y amplitud en una situación inmejorable", reza el anuncio.

Allí no vive nadie y las obras de las nuevas viviendas terminarán en dos años. Por ello, desde la farmacia de la calle Rios Rosas, próxima al edificio afectado, tendrán que instalar, cuentan, una cruz verde -signo con el que se identifica este tipo de negocios- para que la gente les pueda identificar desde la calle Santa Engracia. Mientras coinciden las dos obras, espera que se regule "en condiciones y de manera urgente" el tránsito de las personas. "No puede seguir así porque puede provocar un accidente", afirma otro vecino.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios