www.madridiario.es

La Consejería de Medio Ambiente rechazó el primer informe en agosto

La Federación de Golf presenta otro estudio de impacto ambiental para un campo en el Parque del Sureste

Por MDO/E.P.
lunes 29 de enero de 2007, 00:00h

La Federación Madrileña de Golf presentará esta semana a la Comunidad de Madrid y al Ayuntamiento de Getafe un nuevo estudio de impacto ambiental para gestionar el futuro campo de golf de Perales del Río, situado en una zona de uso deportivo dentro del Parque Regional del Sureste. La Federación ya presentó en agosto un primer informe, que fue rechazado por la Consejería. El Parque del Sureste es un terreno protegido de más de 30.000 hectáreas cuyo plan rector está elaborando el Ejecutivo regional.

Tras doce meses de retraso y "nueve años de trabajo", el gerente de la Federación Madrileña de Golf, Alfonso Fernández de Córdoba, ha afirmado que la declaración de impacto ambiental del campo de golf de Perales del Río "recoge las correcciones y todos las características de protección y uso racional del agua y de la superficie para que sea aprobada en tres meses".

Entre las correcciones que la Federación ha añadido, después de que la Consejería de Medio Ambiente rechazase un primer estudio en agosto, se encuentra la instalación de un estanque de tormentas para almacenar agua de lluvia, el cuidado de la fauna y flora de la zona, un plan arqueológico y la concreción sobre la procedencia del agua que gastará en su mantenimiento.

Sobre este último asunto, Fernández de Córdoba apuntó que presentará dos alternativas en la declaración ambiental: "recoger el agua de una depuradora cercana, que de momento no dispone un mecanismo que garantice su calidad, o bien traerla del propio Canal de Isabel II, ya que hay un enganche cerca".

4.000 metros cúbicos de agua al año
Respecto a su consumo total, el gerente de la Federación Madrileña de Golf aseguró que el campo, de 18 hoyos y 60 hectáreas, gastará 4.000 metros cúbicos de agua reciclada al año. "Gracias al césped resistente y a otras medidas ambientales el campo utilizará mucho menos de lo que la gente piensa", añadió.

Asimismo, afirmó que el campo no daña ninguna zona protegida "ya que aunque está dentro del Parque del Sureste, se situará en una zona catalogada para uso deportivo y cuenta con el respaldo de la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Getafe", y aseveró que el campo "dará vida a una zona degradada por la extracción de árido".

Ecologistas en contra
Por el contrario, las organizaciones ecologistas de la zona creen que el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque del Sureste "prohíbe en sus terrenos este tipo de instalaciones deportivas" y acusaron a la Comunidad de "primar intereses urbanísticos en la zona getafense de Perales del Río, ya que al liberarse suelo en allí se deja más terreno para futuros desarrollos".

La representante de Ecologistas en Acción del Sureste, Ángeles Nieto, ha asegurado que el consumo de agua de este campo de golf se acercará a los 400.000 metros cúbicos al año, "más o menos lo que gasta una ciudad de 10.000 habitantes". Según Nieto, el agua de la depuradora que utilizará la Federación Madrileña de Golf no es adecuada, puesto que no dispone de un tratamiento terciario "y llegaría con microorganismos que pueden producir una contaminación biológica y no garantiza a día de hoy la eliminación de ciertas sustancias químicas".

 "Además de los altos consumos de agua, el campo de golf supondría un foco más de contaminación a los suelos y a los acuíferos, debido a las altas dosis de productos fitosanitarios que se emplearían para el cuidado del césped", agregaron los ecologistas del Sureste.

Fuentes de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid confirmaron a Europa Press la puesta en marcha de declaraciones de impacto ambiental de seis posibles campos de golf en la región, situados en Las Rozas, Aldea del Fresno, San Sebastián de los Reyes, dos en Pozuelo de Alarcón y el de Getafe.  Asimismo, aseguraron que los estudios de impacto ambiental se están realizando "despacio y destalladamente", puesto que los campos de golf "son una materia sensible" debido a la carencia de agua en la región, y que "su aprobación final no está garantizada".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios