www.madridiario.es

Así lo ha anunciado el consejero de Economía, Fernando Merry del Val

Campaña para prevenir accidentes en las piscinas

Campaña para prevenir accidentes en las piscinas

domingo 22 de junio de 2008, 00:00h
La Comunidad de Madrid ha puesto en marcha, como cada año, un programa de inspección en las más 4.200 piscinas que hay en la región, con el objetivo de prevenir accidentes, especialmente de origen eléctrico.
Así lo ha explicado este domingo el consejero de Economía, Fernando Merry del Val, durante una visita al polideportivo madrileño Luis Aragonés, donde ha incidido en que el Gobierno regional prestará especial atención a las piscinas públicas -150 en toda la región- más concurridas.

El consejero ha recorrido las instalaciones deportivas para comprobar personalmente que los aislamientos contra el agua se encontraban en perfecto estado.

Asimismo, ha animado a todos los madrileños a alertar al responsable de la piscina o, en su defecto, a la Dirección General de Industria, en caso de encontrar cualquier deficiencia en alguna de estas zonas recreativas tan propias del verano.

"Es necesario realizar una inspección cada cuatro años, que debe correr a cargo del dueño, aunque la Comunidad también realiza revisiones aleatorias, sobre todo en las piscinas que reciben un mayor número de visitas", ha asegurado Merry del Val.

Desde 2004 se han realizado unas 300 inspecciones en instalaciones eléctricas y los inspectores constatan que no suele haber desperfectos de diseño y construcción sino alguna anomalía debida a la falta de mantenimiento de las instalaciones.

Gracias a ello, "llevamos muchos años sin que se produzca ningún accidente", ha comentado el responsable regional de Economía y Consumo. Entre las recomendaciones más importantes, la Comunidad afirma que se deben extremar las medidas de protección para evitar contactos directos con los aparatos.

En zonas de depuradoras, duchas y vestuarios las luminarias deben estar provistas de tapas y los mecanismos (enchufes e interruptores) deben ser estancos; la instalación debe disponer de un sistema de toma de tierra adecuado y los equipos han de mantenerse fuera del alcance de los bañistas.

Además, es necesario que las zonas de ducha y vestuarios dispongan de aparatos de emergencia y señalización y que se mantengan en correcto funcionamiento tanto los interruptores magnetotérmicos como los diferenciales.

Las instalaciones eléctricas de piscinas con potencia instalada superior a 10 Kilovatios deben ser inspeccionadas por un Organismo de Control Autorizado cada cinco años mientras que las de potencia instalada superior a 10 Kilovatios deben contar, además, con un contrato de mantenimiento.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios