www.madridiario.es
Fresas más duraderas y nutritivas

Fresas más duraderas y nutritivas

miércoles 19 de marzo de 2008, 00:00h
Profesores de la Universidad Politécnica de Madrid estudian un sistema alternativo que reduzca las pérdidas que producen los hongos y nematodos en los cultivos de fresa.
La fresa es un cultivo muy importante en la industria frutícola, siendo España el primer productor de la Unión Europea y el segundo del mundo después de USA. Además, la fresa es un cultivo en expansión debido, principalmente, a la industria del congelado y a la actual demanda del fruto durante todo el año por parte de los consumidores.

Por esta razón, y aprovechando las condiciones naturales de “contra-estación”, Chile se ha convertido en el mayor exportador de fresa para Europa. Sin embargo, tanto en España como en Chile, la fresa es una especie susceptible al ataque de plagas y enfermedades. Las características de la planta, particularmente la suculencia del fruto y los largos periodos de cosecha, proporcionan las condiciones adecuadas para el desarrollo de infecciones fúngicas en la parte aérea de la planta y el ataque de nematodos en el sistema radicular.

Mayor producción y respeto medioambiental

Un grupo de investigadores de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de la UPM, dirigido por la doctora Isabel Díaz, del Departamento de Biotecnología, en colaboración con investigadores de la Universidad de Chile, han analizado las propiedades fungicidas y nematicidas de una familia de inhibidores llamados “cistatinas”, como un sistema alternativo de control de enfermedades que sustituya el actual uso de compuestos orgánicos de síntesis de amplio espectro. Éstos mejoran la producción, pero provocan problemas medioambientales, de resistencia y adaptación de las especies patógenas.

Combatir los efectos de hongos para optimizar cultivos
Esta investigación pretende reducir las pérdidas en el cultivo de fresa ocasionadas por el ataque de hongos y nematodos.

En este empeño, se ha demostrado que las cistatinas son capaces de inhibir el crecimiento de los hongos que generan el denominado manchado gris de las fresas, así como el de los causantes de la denominada antracosis de la corona y que también produce graves lesiones en frutos y estolones.

Una vez estudiada la función protectora de las cistatinas y analizado su comportamiento en la interacción planta-hongo y/o planta-nematodo, estas moléculas se pueden, o bien transferir a la propia fresa, o bien encapsular y aplicar como agentes de protección del cultivo. No obstante, es necesario completar dicho estudio y analizar otros parámetros implicados en dichas interacciones antes del uso de las cistatinas como agentes fungicidas y nematicidas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios