www.madridiario.es
Ilusión en forma de ladrillo

Ilusión en forma de ladrillo

Por Carmen M. Gutiérrez
jueves 07 de febrero de 2008, 00:00h
La remodelación de la UVA de Hortaleza ha estado tres años interrumpida. Hoy los vecinos vuelven a recuperar la esperanza de poder cambiar sus pequeñas casas por nuevos pisos con la reanudación de las obras.
Viviendas seccionadas de los bloques para evitar ocupacionesLa UVA de Hortaleza es como un pueblo dentro de Madrid. Su configuración contrasta con el resto de la ciudad: singulares bloques de viviendas de dos alturas y estructura metálica, con corredores exteriores y patios, conforman intrincadas calles por donde pasean algunos gatos, ajenos al ritmo capitalino.

También se puede escuchar el piar de los pájaros y el tráfico es casi inexistente. Sin embargo, la impresión de barrio apacible y pintoresco no coincide con la calidad de vida que ofrecen sus viviendas, según declara una de las habitantes del barrio y presidenta de la Asociación de Vecinos UVA de Hortaleza, Carmen Muñoz.

Nuevos bloques de viviendas construidas por el IVIMA Casas que no superan los 45 metros cuadrados, cuyos techos se pueden tocar sin esfuerzo con la mano, han sido el hogar de 1.104 familias durante varias décadas y aún lo son de gran parte de las mismas, pese a que en un principio se construyeron tan sólo para dar cobijo durante un lustro a la población procedente de otras provincias que iba asentándose sin orden en la periferia de Madrid.

Viviendas desalojadas a la espera del derribo Sin embargo, la calidad constructiva de esta UVA (Unidad Vecinal de Absorción), frente al de otras cuyas casas eran de materiales prefabricados, permitió prorrogar hasta cincuenta años la vida de este singular barrio, cuyos arquitectos consiguieron reconocimientos internacionales por la resolución de las casas. La originalidad de las mismas hizo que se modificase el Plan Especial de Reforma Interior de 1998 a petición de diversos colectivos de arquitectos para que quedase una muestra de la particular estética del barrio. Para ello, se mantendrán y rehabilitarán los 12 bloques de viviendas de la almendra central.

Vecinos del barrio en uno de los antiguos bloquesLos cincuenta años se cumplirán aproximadamente en 2013, fecha en la que la Comunidad prevé que los trabajos de remodelación del barrio concluyan, si no surgen más problemas. No obstante, para los vecinos la espera se prolonga desde que en 1992 los vecinos acordaron la reforma de la barriada con el IVIMA, propietario de las viviendas.

Los primeros realojos en pisos construidos gracias a la liberalización de suelo en el propio barrio llegaron en 1996. Desde entonces 436 familias han conseguido trasladarse a las nuevas viviendas del IVIMA, por las que los inquilinos pagan rentas de entre 100 y 360 euros.

Imagen del barrio Uno de los afortunados fue Feliciano Sanz, de 80 años. Él llegó en octubre de 1963 a la UVA de Hortaleza cuando las viviendas aún no tenían luz, según recuerda, y ahora disfruta una casa con todas las comodidades que deseaba. Su acondicionamiento se ha convertido en toda una afición para él.

Un amigo de Feliciano, Anacleto Rubio, de 70 años, protagoniza el caso contrario. Forma parte de las más de 600 familias que aún viven en las antiguas casas y espera como "loco" mudarse a uno de los pisos del IVIMA. "Hay muchos señores que no van a llegar a conocer su nueva vivienda. ¿Y yo?", comenta resignado.

Una torre de control del régimen franquista convertida en campanario virtual La lentitud con la que se está desarrollando la reforma de esta UVA se debe a las diversas modificaciones de los planes de actuación aprobados, a algunos vecinos reticentes al cambio y a los procesos jurídicos para desalojar a las personas que se asientan en las viviendas una vez que sus inquilinos las han abandonado para dar paso a su demolición.

"En el momento en el que se abre un proceso judicial para desalojar a alguien todo se puede demorar durante años", explica Juana Mejías, secretaria de la asociación vecinal. A continuación, señala una pequeña construcción en medio del descampado donde se construirán edificios para los vecinos como ejemplo de cómo quedan algunas viviendas ocupadas tras ser seccionadas para evitar más asentamientos ilegales en las casas contiguas.

Patio interior de uno de los bloques de la UVA de Hortaleza La Asociación de Vecinos también habla de "dejadez" para explicar el retraso de las obras. Ponen como ejemplo que cuando hay "voluntad política" proyectos de la envergadura del soterramiento de la M-30 o de la última ampliación del Metro pueden conseguirse en pocos años.

Pero "parece que algo se mueve", sugiere Juana, refiriéndose a que las obras han vuelto al barrio después de tres años sin que se construyera ningún inmueble. Este año, está previsto que se inicien los expedientes de cinco bloques de 36 viviendas. Y en este momento, las excavadoras se afanan en la calle de Acebedo, donde el IVIMA levanta un edificio de 162 viviendas.

Carmen, Juana y Anacleto miran cómo trabajan los obreros en el próximo edificio del que disfrutarán los vecinos, pensando si serán ellos los siguientes en cambiar de casa en la UVA de Horteleza.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios