www.madridiario.es
Silencio, se rueda

Silencio, se rueda

Las estaciones y los trenes de Metro se convierten muy a menudo en escenario y decorado de películas y spots publicitarios

martes 07 de noviembre de 2006, 00:00h
Directores de cine y creativos de publicidad ponen con mucha frecuencia sus ojos en el suburbano madrileño para que sea decorado y escenario de sus películas y anuncios. Spots como el de la ONCE, Sony o Movistar se han grabado en el Metro madrileño, y los protagonistasa de películas como Princesas o Sin noticias de Dios han actuado en sus pasillos o en sus trenes. Los responsables de la compañía metropolitana seleccionan de forma muy exigente entre todas las peticiones que se reciben.

Las dos 'princesas' de Fernando León de Aranoa, Candela Peña y la puertorriqueña Micaela Nevárez, desfilaron por el Metro de Madrid, por sus estaciones, sus pasillos, sus andenes y sus trenes. El director de cine madrileño quiso que sus protagonistas viajaran en el suburbano, y por eso el Metro se convirtió en parte del escenario y del decorado de la película Princesas. No ha sido, desde luego, la única, porque también el largometraje de Gracia Querejeta Siete mesas pidió grabar algunas secuencias en el Metro, o Piedras de Ramón Salazar, o Atraco a las tres de José María Forqué. Quizá los espectadores recuerden sobre todo la escena de la película Sin noticias de Dios, de Agustín Díaz Yanes, en la que la estación de Pitis se convirtió en el lugar de enfrentamiento de los dos ángeles protagonistas, la celestial Victoria Abril y la diabólica Penélope Cruz.

En la secuencia aparece Victoria Abril saliendo de un vagón de Metro, por la noche, con apenas unos pocos viajeros, donde acaba enfrentándose a Penélope Cruz en uno de los pasillos del suburbano. El Metro fue uno de los 30 decorados de la película que, precisamente porque una de sus escenas cruciales es este enfrentamiento entre las dos actrices, acabó prensentándose al público en la estación de Pitis. Pero el Metro, además de ser escenario de importantes películas, también atrae a los creativos de publicidad. Por ello en los últimos meses se han grabado en el suburbano hasta diez spots publicitarios diferentes: desde los institucionales del Canal de Isabel II, del Ayuntamiento de Madrid o la campaña de turismo de Madrid del Gobierno regional, pasando por prestigiosas empresas privadas.

Presentación de la película Sin noticias de Dios en el MetroEn la lista aparecen nombres como la ONCE, Sony, Calle 13, El Corte Inglés, Kellog´s, Amena o Movistar, que han querido que el Metro apareciera en sus anuncios. Lo que dejan claro los responsables de la compañía metropolitana es que el proceso de selección entre todas las peticiones que se reciben es muy exigente. Así, se analiza caso por caso, y exigen siempre negociar directamente con productores o empresas. Además, Metro exige conocer el nombre del clinete final del spot, o la productora del largometraje, así como si el ámbito de la campaña es nacional, local o internacional, y los medios donde será publicado. Las peticiones se deben realizar con una antelación mínima de quince días para poder organizar todo el operativo.

Metro sabe que las películas y los anuncios son un buen escaparate para mostrarse al gran público, por lo que ponen como condición a los interesados que, salvo casos excepcionales como rodajes de época o antiguos, las estaciones en las que se grabará serán nuevas y el material, es decir, los trenes, el más moderno. Las peticiones deben realizarse por escrito detallando el lugar de la acción, indicando exactamente las zonas de la estación que se precisan. Las productoras deben detallar cuánto tiempo precisarán utilizar la estación en cuestión, incluyendo el tiempo previsto para la bajada del material, el rodaje en sí y la recogida del material. Una vez validada la petición, sólo queda enviar el presupuesto desglosado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios