www.madridiario.es

El estallido dejó semidestruido el aparcamiento de la T-4

La explosión este sábado de un coche-bomba sumió a Barajas en el caos

La explosión este sábado de un coche-bomba sumió a Barajas en el caos

sábado 30 de diciembre de 2006, 00:00h
La explosión de una furgoneta-bomba provocó este sábado el caos en el aeropuerto de Barajas. El módulo D del aparcamiento de la T-4 quedó totalmente destruido por la bomba. Los pasajeros vivieron escenas de tensión. Los vuelos fueron cancelados y los accesos a la terminal fueron cerrados.

El estallido se produjo hacia las nueve de la mañana  en el modulo D del estacionamiento de la zona de llegadas. Según pudo comprobar MDO, la explosión hizo saltar los forjados de las cuatro plantas superiores . La fachada saltó por los aires y llegó a afectar al módulo C. Igualmente resultó afectada la fachada de la terminal -separada del aparcamiento por un corredor por el que acceden taxis y autobuses- cuyos cristales estallaron mientras se producía una densa columna de humo que se podía ver a kilómetros de distancia. Hasta la zona se desplazaron tres dotaciones del Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, que a las once de la mañana continuaban trabajando en la extinción del fuego. 

 Héctor, un viajero que acababa de llegar a Madrid desde el Caribe, explicó que tras la explosión  las Fuerzas de Seguridad impidieron a los pasajeros salir al exterior, lo que provocó una airada reacción en muchos de ellos, que llegaron a golpear con patadas las puertas cerradas para intentar huir del recinto. Un empleado de Iberia comentó que se encontraba en la puerta de la T-4 cuando se produjo la explosión, que originó una nube de humo negro "impresionante" y una lluvia de trozos de las vigas de bambú de la techumbre de la terminal.

En medio del nerviosismo, la Guardia Civil condujo a los pasajeros que aguardaban en la terminal hasta las pistas. Tres horas después continuaban en esta zona. Durante ese tiempo aterrizó un avión, cuyos ocupantes se incorporaron al grupo. Personal de AENA y de la Guardia Civil  les dieron agya y mantas para hacer más soportable la baja temperatura. .

A esa hora despegó un avión que, al parecer, esperaba en pista cuando se produjo la explosión y cuyo pasaje no había abandonado el aparato. Tras él otros aviones aguardaban para salir. Asimismo poco después del mediodía comenzaron a aterrizar algunos vuelos en las pistas de la T-4. El desembarque de viajeros no se produjo, sin embargo, por la terminal afectada por la bomba. Los viajeros que llegaban eran subidos a autobuses y llevados por el interior a la T-2. La megafonía del aeropuerto indicaba a los posibles familiares y amigos que hubieran ido a buscarles que saldrían por la sala de llegadas núm,ero 5 de la T-2.

Entre tanto,  autobuses tanto de Aena como una decena de la Empresa Municipal de Transportes fueron desplazados a las pistas de la T-4 para recoger a los pasajeros. A pesar de este operativo, poco antes de mediodía aún quedaban unas 2.000 personas en la pistas. Los viajeros eran trasladados a la Terminal 2 donde reinaba un gran desconcierto, acrecentado por los rumores de que la Terminal 4 no estará operativa hasta este domingo. No obstante, Pedro Calvo, concejal de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, manifestó que los Bomberos y el Selur necesitaban un mínimo de cuatro horas para sofocar el fuego y limpiar la terminal de cristales, lo que no significaba que Aena fuera a abrir la terminal en dicho plazo.

 "Los bomberos están analizando los daños a la estructura del edificio para garantizar la seguridad de los ciudadanos", apuntó el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, que ejerce de alcalde en funciones. Cobo detalló que, además del aparcamiento de la T-4 , "y debido a la fuerte carga explosiva", había resultado afectada la entrada de la terminal "donde han volado los cristales y se han dañado las puertas".

En el exterior de la terminal la situación no era más tranquila. La Comunidad de Madrid había actividado el nivel 2 del Plan PLATERCAM, un operativo que mantiene en alerta a todos los efectivos de las Fuerzas de Seguridad y de los Servicios de Emergencia regionales. Este nivel fue posteriormente reducido al 1 una vez que las Fuerzas de Seguridad comprobaron que no había más artefactos.

Todos los accesos de la T-4 del aeropuerto de Barajas habían sido cerrados y las aerolíneas cuyos vuelos salen de la T4 recomendaban a los pasajeros que iban a volar este sábado que no fueran de momento al aeropuerto de Barajas y se mantuvieran  "a la expectativa" de las comunicaciones que puedan realizar tanto AENA.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, junto al vicepresidente primero y portavoz, Ignacio González,  el vicealcalde Manuel Cobo y el concejal de Seguridad y Servicios a la Comunidad, Pedro Calvo, se desplazaron a la T-4 para conocer de primera mano el alcance de la explosión.

Hasta la zona también se trasladó el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, quien señaló que es "materialmente imposible" acceder a las plantas del aparcamiento donde ha ocurrido la explosión. Gallardón, que recibió las explicaciones de los bomberos justo donde comienzan los escombros que ha dejado el atentado, explicó que el aparcamiento consta de cuatro plantas y cinco forjados, que han quedado en una situación de "colapso absoluto". Agregó que la demolición "no es cuestión de horas, sino de un tiempo muy considerable", para poder acceder directamente a esa comprobación".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.