www.madridiario.es
Más allá de los gestos, fue la realidad económica del PP la que lleva a Casado a renunciar a Génova
Ampliar

Más allá de los gestos, fue la realidad económica del PP la que lleva a Casado a renunciar a Génova

miércoles 17 de febrero de 2021, 08:25h

El presidente del PP, Pablo Casado, anunciaba ayer la marcha del partido de la sede de la madrileña calle Génova. Un golpe de efecto para tapar la debacle electoral en Cataluña y derivar los focos informativos a un asunto que le interesaba en su beneficio.

Casado quería así lanzar el mensaje de que el PP pasaba página definitivamente al pasado, reconociendo implícitamente que la reforma de la sede de Génova se pagó con dinero negro, como investigan ahora los tribunales. O al menos el gesto es lo que invita a pensar.

Pero Casado quiso quitarse de un plumazo 2 problemas. Matar 2 pájaros de un tiro. Que no le reprochen más el pasado de Aznar y Rajoy y, de paso, arreglar las cuentas de la formación azul. O al menos intentarlo.

Y es que desde hace un año que se conoce la terrible realidad financiera del PP. Deudas por doquier y una situación que en un mundo de empresa supondría casi la quiebra. Y es que tras perder la gran representación parlamentaria que tenía en Cortes Generales antes de las elecciones de 2019, las dificultades económicas son muchas al perder subvenciones.

Según varias estimaciones y las cuentas públicas del partido, el PP debería más de 20 millones sólo en hipotecas de sus propiedades inmobiliarias, representando la mitad de ese dinero a deber la sede de la calle Génova. Pero la deuda total se eleva por encima de los 30 millones, al incluir los préstamos pendientes de pago. Al mes se pagan más de 100.000 euros en estas deudas y sus intereses.

Edificio muy cotizado

Vender o alquilar la sede que el PP tiene en propiedad en plena zona centro de Madrid, en una ubicación muy lujosa y muy pretendida por el mundo financiero de la capital, cerca de la plaza de Colón y otros lugares muy apreciados por los especuladores, supondría quitarse de encima gran parte del problema de viabilidad económica que tiene el partido.

Además, limpia su imagen. Un cambio de sede que ahora tiene que aprobarse por la Junta Directiva Nacional pero que ayer tuvo un importante respaldo por parte de la cúpula del partido y los barones territoriales. Entre los mandatarios regionales que dieron el 'ok' a Casado está su amiga Isabel Díaz Ayuso, de total confianza y que debe al presidente su confianza para ser candidata en la Comunidad de Madrid.

"Cualquier conducta no ejemplar no forma parte del patrimonio a defender del PP. Cambiaremos la sede nacional de ubicación y crearemos un departamento para establecer mecanismos de transparencia, rendición de cuentas y un canal anónimo de denuncias", explicó Casado. Tiene otra explicación extra.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

7 comentarios