www.madridiario.es

Un futuro con energía limpia

lunes 11 de enero de 2021, 12:52h
Para muchos, una de las lecturas que podemos hacer de esta crisis, algo que los confinamientos han dejado al descubierto, es el consumismo extremo en el que vivimos inmersos. La mano del hombre ha generado consecuencias desastrosas para nuestro planeta y la realidad es que podemos vivir con mucho menos
Un futuro con energía limpia
Ampliar

Sin embargo, la pandemia ha tenido como consecuencia una disminución del impacto humano sobre el entorno natural derivado de la reducción en la producción, al tiempo que coge un nuevo impulso la intención de integrar mejoras ecológicas.

Ya antes de la terrible pandemia la preocupación por el cambio climático y la creación de una agenda para llevar a cabo acciones para mitigar sus efectos formaba parte del discurso político y La Cumbre del Clima que inicialmente iba a celebrarse en noviembre de 2020, lo hará finalmente en Glasgow (Reino Unido), en noviembre de 2021.

Transición a una economía baja en emisiones de carbono

La realidad es que en muchos países se impone un creciente interés por encontrar fuentes alternativas de suministro de energía y, en algunos casos como el de Noruega, existe una interesante contradicción entre la intensa extracción de petróleo del país -que ha llevado a la nación a convertirse en la propietaria del mayor fondo soberano mundial- y el liderazgo que ejerce en determinados aspectos de la emergencia climática, como su papel como donante en el Fondo Verde para el Clima o haber sido el primer país industrializado que ha ratificado el Acuerdo de París sobre el cambio climático.

Por otro lado, no se puede negar que la transición hacia una economía baja en carbono ha iniciado su andadura de manera irreversible y tampoco los países miembros de la OPEP son ajenos a esta presión, ya que las grandes petroleras no dudan en invertir en nuevas y limpias fuentes de energía.

Acuerdo entre la OPEP y Rusia

Aunque ya han acordado un incremento de medio millón de barriles diarios a partir del pasado 1 de enero y aseguran que el precio del petróleo se mantendrá bajo control, la situación para Arabia Saudí no se encuentra en su mejor momento. Siendo el principal exportador de petróleo a nivel mundial el golpe a sus finanzas ha sido terrible, como demuestra el notable bajón en los beneficios de su petrolera Aramco, que desde su salida a bolsa en enero de 2020 apenas ha aumentado su cotización en un 0,71%.

Invertir en energía en medio de la transición a las energías sostenibles

La constante investigación y desarrollo en torno a nuevas alternativas más sostenibles en el sector energético ha suscitado el interés por las energías renovables, aunque puesto que lo más probable es que estas nuevas energías tengan aún que convivir durante mucho tiempo con las fuentes tradicionales, no ha quedado relegado el interés por comprar petróleo -en forma de ETFs, acciones o incluso mediante una plataforma de trading online, teniendo en cuenta que en esta última modalidad no se adquiere el activo en sí, se utiliza la variación en los precios del crudo para operar apalancado, lo cual supone riesgos altos para el capital sobre todo cuando se combina con la volatilidad propia del crudo, y ventajas distintas a los de la inversión más clásica; traders profesionales pueden intentar aprovechar la volatilidad y el apalancamiento a su favor para obtener mayores réditos, pero no es algo sencillo ni apto para principiantes- ya que no debemos olvidar que además de su uso como combustible, se utiliza para la fabricación de otros productos como cosméticos, plástico o textiles.

La entrante administración Biden ya ha manifestado su intención de volver a liderar la lucha contra el cambio climático firmando de nuevo los acuerdos que la administración Trump denunció, además de descarbonizar la producción estadounidense en el medio plazo –esto requerirá un compromiso en el mismo sentido de los próximos gobiernos federales- por lo que una posible opción a considerar podría ser la de invertir en una cesta diversificada, conformada por acciones en empresas de energía limpia y otras acciones de empresas productoras de energía procedentes de fuentes tradicionales para, de este modo, obtener rentabilidad de ambos sectores.

Todo parece indicar que el transcurrir del presente siglo desplazará al carbón y al petróleo como fuente para obtener energía de forma principal, no solo por la toma de conciencia de la emergencia climática, sino porque el avance de la técnica terminará por hacer más baratas las energías renovables, a la vez que elimina el crudo como arma política de las Petro monarquías del Golfo Pérsico, eficaz instrumento que llevan utilizando para presionar desde los años setenta del siglo pasado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios