www.madridiario.es

Cinco consejos para ahorrar en tu factura de luz este invierno

jueves 05 de marzo de 2020, 15:46h
Llega el clima más fresco del año, y con ello se da un mayor uso de los sistemas de calefacción como por ejemplo, a los radiadores eléctricos
Cinco consejos para ahorrar en tu factura de luz este invierno
Ampliar

¿Tienes miedo a pagar de más este invierno? ¡No te preocupes! Con estos 5 consejos, podrás ahorrar un gran porcentaje en luz este año.

¿Por qué mi factura de electricidad es tan alta en invierno?

  • Estás más en casa. No hay nada como el clima frío para hacernos querer permanecer en nuestros cálidos y cómodos hogares. Al pasar más tiempo en casa, usamos la luz, la calefacción, la televisión y otros aparatos electrónicos para mantenernos calientes y entretenidos. Las vacaciones de invierno significan que los niños no van a la escuela, lo que aumenta el uso de la electricidad.
  • La temperatura baja. En la mayor parte del territorio, los días más fríos del año son entre mediados de diciembre y finales de enero, lo que lleva a un mayor trabajo por parte de nuestros sistemas de calefacción. Cuanto mayor sea la diferencia entre las temperaturas exteriores y las interiores, más trabajo tendrá que hacer el sistema para mantener la temperatura interior cálida.
  • Decoraciones para las fiestas. Las fiestas son a menudo un momento para una plétora de luces festivas y otras decoraciones que consumen energía. La iluminación adicional puede tener un gran aumento en la factura de la electricidad, especialmente si eres un artista entusiasta de la iluminación.

Cómo ahorrar en la factura de electricidad este invierno

1. Baja el termostato

Posiblemente la forma más simple de mantener bajas las facturas de los servicios públicos este invierno es siendo consciente de la temperatura que tiene el termostato. Esto no significa que tengas que andar por casa con un abrigo de invierno, guantes y tus calcetines más gruesos, pero una sudadera o una manta podría ser una buena opción para ahorrar costes. Bajar el número del termostato, incluso unos pocos grados, puede tener sentido, especialmente si se sale de casa por un largo período de tiempo.

2. Arregla las puertas y ventanas para evitar posibles corrientes de aire

La reparación de ventanas y puertas con fugas de aire puede ahorrarte un gran porcentaje de dinero en la factura de la luz cada año. Para ver si tus ventanas y puertas necesitan un pequeño lavado de cara al invierno, realiza la prueba de la linterna: haz que alguien haga brillar una linterna en los bordes de las ventanas y puertas, y sal para comprobar si puedes ver la luz que brilla a través de ellas. En caso afirmativo, debes arreglar la puerta o ventana que lo necesite.

3. Sella las habitaciones que no utilices

Si tienes habitaciones en tu casa que no se usan con frecuencia, como una habitación de huéspedes o un depósito adicional, puede ser útil sellarlas. Mantener cerradas las puertas, las ventanas y las rejillas de ventilación de la calefacción te ayudará a retener el calor en el resto de la casa.

4. Reemplaza las bombillas

Con los días más cortos y menos horas de luz que vienen con los meses de invierno, puede ayudar a reducir la factura de la luz el reemplazar las bombillas tradicionales por bombillas más eficientes. El uso de bombillas fluorescentes compactas puede costar más al principio, pero pueden durar hasta diez veces más que las bombillas tradicionales.

5. Instala un termostato programable

Los termostatos programables pueden ahorrar a los propietarios hasta un 30% en la factura de servicios públicos, permitiéndoles programar los tiempos en los que quieren que la temperatura de su casa suba o baje. Por ejemplo, puedes programar la calefacción a una temperatura más baja mientras estás en el trabajo, y luego hacerla funcionar para que vuelva a tener temperaturas confortables una o dos horas antes de regresar a casa.

Si te gustan las temperaturas más bajas mientras duermes, puedes programar tu termostato a una temperatura más baja durante la noche, y luego volver a subirla unas horas antes de que te despiertes.

Sólo trata de no apagar completamente la calefacción durante el día, ya que los grandes saltos de temperatura pueden costar más y, en condiciones climáticas extremas, podrían causar que las tuberías se congelen.