www.madridiario.es

Cómo programar un cultivo de cannabis orgánico en tu hogar

lunes 10 de febrero de 2020, 09:00h
Cada día el acceso al consumo libre de cannabis en el mundo es más abierto, sobre todo, más y más naciones legalizan su consumo con fines recreativos y medicinales, haciendo de esta planta un producto de mucha demanda en la sociedad moderna
Cómo programar un cultivo de cannabis orgánico en tu hogar
Ampliar

La germinación de semillas de cannabis para la salud

Aunque ya existen empresas legalmente formadas que venden cannabis y todos sus derivados, también hay tiendas virtuales, donde cada amante de la planta cuenta con la posibilidad de emprender su propio proyecto de cultivo de cannabis desde el hogar.

De forma natural, las semillas del cannabis se liberan en otoño cuando las flores de marihuana florecen y éstas caen en la tierra, permaneciendo allí hasta que las lluvias de la primavera y su temperatura las haga germinar.

Pero si se desea germinar de forma doméstica estas semillas para uso medicinal, lo ideal es consultar portales especializados como elcogollo.es, en el que se ofrece asesoría y todos los materiales necesarios para ejecutar este proceso.

En el blog se muestra como el proceso de germinación artificial comienza colocando las semillas de cannabis en bolsas tipo tuppers guardadas de forma hermética, para después ser colocadas en cajones y completamente aislados de la humedad.

Aunque en los laboratorios especializados las semillas son confinadas en una cámara refrigerada completamente aislada de la humedad, existen otros métodos más caseros que permiten lograr ese estado, y entre los que se encuentran, los que se van a destacar a continuación.

Colocar las semillas en la parte de arriba de una nevera

Utilizar un plato con una servilleta húmeda y colocar las semillas, para después colocar encima otra semilla, manteniendo siempre una temperatura a 25 grados. Si llega el invierno se puede colocar el plato encima de un DVD u otro electrodoméstico que emane calor.

Los discos de turba también son una buena alternativa. Se introducen las semillas de cannabis dentro del disco con la raíz hacia abajo y se espera hasta que se hidraten y hagan su trabajo, manteniéndolas siempre en un invernadero o un ambiente cálido de 25 grados.

Por último están los Easy plugs, un sistema de cultivo casero, en el que solo hay que verter agua encima para que se absorba el agua por completo hasta que salgan las semillas.

Mantener el cultivo en óptimas condiciones

Después de dedicar un buen tiempo al proceso de germinado y cultivo, se prosigue con el mantenimiento constante de todas las flores que han crecido y que estarán listas para su uso dentro de unos meses.

Parte de ese mantenimiento, el cual también debe hacerse ya sea que tienes un cultivo interno o externo de cannabis, es darle un acabado final a los cogollos de cannabis, dejándolos deshojados y limpios para su posterior extracción.

A este proceso se llama originalmente manicurado, que no es más que la acción de remover los tallos y las hojas sobresalientes en los cogollos, con el fin de dejar la flor de marihuana completamente limpia.

Para efectuar un manicurado eficiente, es importante contar con una peladora de cogollos, que no es más que una máquina diseñada para remover hojas, tallos y todas las impurezas que presenten los cogollos de marihuana, una vez que se cortan. Todo esto se hace con el fin de desechar esas partes vegetales que no tienen ningún uso en el momento de su consumo.

A través de internet existen modelos de peladoras de cogollos ideales para una limpieza eficiente de los cogollos de cannabis, las cuales te facilitarán la ardua labor de pelado y manicurado, haciendo en poco tiempo una labor que antes llevaba días ejecutar.

Con este nuevo tipo de peladoras dejamos atrás las herramientas rústicas, para dar paso a una tecnología que nos ahorra tiempo y dinero suficiente, incluso para volver a programar otra cosecha.

Con una técnica de manicura correcta y el uso de un pelador de cogollos profesional, podremos obtener un resultado óptimo en la cosecha de cannabis medicinal, obteniendo un resultado casi o más profesional como si utilizáramos las tradicionales tijeras, pero de forma más eficiente.