www.madridiario.es

Superar la motivación para empezar fitness y entrenamiento

martes 18 de diciembre de 2018, 09:38h
Imagina que el primer día de una clase o curso, el profesor empieza a repartir exámenes nada más presentarse: el resultado promedio sería desastroso. Lo mismo ocurre con las dietas y el ejercicio físico, en especial en ciertas épocas del año
Superar la motivación para empezar fitness y entrenamiento
Ampliar
(Foto: Pixabay)

La trampa al principio

Es fácil caer, y la gran mayoría lo ha experimentado. Los planes de dieta y de ejercicio están diseñados, en general, para que las personas empiecen y se detengan al alcanzar un éxito limitado, un objetivo puntual. Aunque eso no está mal, la base de dichos planes debería estar construida para ayudar a aceptar los cambios en el estilo de vida, en fomentar patrones dignos de FITNESSPIRATAS que vayan “más allá”.

Tanto si el objetivo es perder peso como ganar musculación, la cosa empieza por un comienzo con emoción, con la ilusión de un proyecto personal, y una fuerza de voluntad extrema. Sin embargo, al cabo de un mes (más o menos), se pierde la motivación, casi como si fuese extraída del cuerpo. Ir al gimnasio es más difícil, y comer sano representa un esfuerzo extra. Se acaba dejando o se empieza a caer en las excepciones.

A veces el problema parte del propio plan, que no esté diseñado correctamente para las necesidades personales o físicas de cada usuario. No obstante, el problema más importante es que la motivación y la fuerza de voluntad para ejecutar esos planes suelen ser limitadas, y en especial para fitness, dieta y ejercicio. El origen es que la parte del cerebro que gestiona la motivación es también la que maneja el día a día: sólo hay que pensar en lo que se administra diariamente y añadirle la responsabilidad de ir al gimnasio, comer los alimentos correctos, etcétera.

Transformar la mente para transformar el cuerpo

Para transformar el cuerpo, el plan más importante comienza no con el propio cuerpo o un plan de comidas, sino con un enfoque que fortalezca la mente. Si la motivación no es suficiente, ¿qué se puede hacer?

La respuesta es intención y compromiso: convierten un objetivo en un proceso, y tratan el problema en vez del síntoma. Hay numerosos estudios que muestran que hacer un compromiso personal, mensurable y acotado en el tiempo, anotado incluso, mejora la efectividad de cualquier entrenamiento y dieta. También permite mirar atrás y vanagloriarse de las tareas cumplidas y de la mejora.

Varios factores hacen realidad tus sueños de transformación. Por ejemplo, adoptar un enfoque paso a paso en el fitness, como construyendo un hábito, ayuda a reducir la carga de motivación, es decir, el cerebro procesa menos, y es más fácil encontrar el camino hacia el gimnasio. Esas tareas paso a paso deben ser pequeñas, como anotaciones en una lista para tachar cada día, concretas, simples y claras de seguir, para que refuercen los comportamientos que aseguran un triunfo.

Por supuesto, el trabajo duro y el esfuerzo, así como la constancia, siguen siendo fundamentales para garantizar el éxito. La clave es tener la mirada a largo plazo. Seguir un plan es un proceso, más que un objetivo, y entrenar al cerebro para alcanzar una mentalidad capaz de guiar una dieta, un entrenamiento y un estilo de vida fitness.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.