www.madridiario.es

La maquinaria de acero inoxidable en hostelería; trucos para su correcto mantenimiento

martes 04 de diciembre de 2018, 09:39h
Los tres pilares en los que se basa la elaboración de un plato de altura, que satisfaga a los paladares más exigentes son la preparación, la presentación y las materias primas utilizadas. Y como si de un laboratorio se tratara, para culminar con éxito esta química, necesitamos contar con el mejor equipamiento posible para que, dentro de nuestro negocio, se realice la magia, pues de nada sirve adquirir las mejores materias primas si no con tamos con las herramientas adecuadas para conservarlas y elaborarlas.
La maquinaria de acero inoxidable en hostelería; trucos para su correcto mantenimiento
Ampliar

Contar con un buen equipamiento nos permite servir los platos adecuadamente en tiempo y forma. Por poner un ejemplo clarificador, no tener una plancha adecuada puede hacer que la carne que sirvamos no se encuentre en su punto óptimo de elaboración o que no podamos cumplir con exactitud los tiempos del servicio.

Por otra parte, y en sentido opuesto, una mala elección del equipamiento necesario para la hostelería puede tener consecuencias nefastas tanto para mantener un negocio de este tipo como para su rentabilidad, pues son, como decimos, vitales para conseguir platos exitosos entre los comensales.

Con respecto a la durabilidad, uno de los principales factores a considerar, es el desgaste continuado que el equipamiento de nuestro restaurante va a estar sometido, pues son largas jornadas de trabajo duro, siendo este el principal motivo, junto al de la higiene por el que deberemos decantarnos siempre por el acero inoxidable.

¿Cómo se limpia adecuadamente el acero inoxidable?

La clave en la conservación de la maquinaria acero inoxidable radica en cómo limpiar este tipo de material, pues una vez iniciado todo el proceso de corrosión, por una mala ejecución de la limpieza, este se vuelve imparable.

Es por eso que saber cómo es el mantenimiento maquinaria industrial se vuelve imprescindible, pues lo más acertado en restauración es que nuestro equipo, la maquinaria de hostelería sea siempre de este material.

En hostelería, los principales productos que deterioran el acero inoxidable son los cloruros, que se encuentran en las sales y en desinfectantes, como la lejía y los ácidos, que están presentes en alimentos como el limón, el vinagre, los cítricos y la sidra, entre otros.

Esto no quiere decir que en ningún caso estas sustancias no puedan entrar en contacto con la maquinaria de hostelería de acero inoxidable durante un tiempo determinado, como es, lógicamente, durante la preparación de los alimentos para los platos o en la desinfección con lejía de la maquinaria restaurantes en los procesos de limpieza.

Pero es sumamente importante que finalizado estos trabajos no queden restos en la superficie del acero, por lo que entre los consejos maquinaria industrial para su mantenimiento, destacamos la importancia de aclarar con abundante agua después de desinfectarlos.

Los consejos generales para el cuidado de la maquinaria de acero inoxidable es seguir siempre las recomendaciones del fabricante y de cada tipo de producto específico que se le vaya a aplicar, nunca a altas temperaturas siendo fundamental, como ya habíamos señalado, aclarar con abundante agua al final.

No debemos, así mismo, utilizar estropajos metálicos o que resulten abrasivos, se recomiendan los de fibra azul. Se recomienda utilizar un cepillo de nailon para no rayar los objetos, nunca, en ningún caso utilizaremos un cepillo metálico.

Otras causas de corrosión que hay que evitar siempre son la exposición a los ambientes húmedos y la formación de posos de sal, cal o grasa sobre este material.

No nos podemos olvidar de quitar el plástico protector inmediatamente a cualquier superficie de acero inoxidable inmediatamente después de colocarlo en lo que va a ser su lugar habitual, pues de no hacerlo, a la larga, se agrietará el plástico y en esas grietas se acumularán restos de productos y grasas que hará que se estropee el acero.

Las labores de limpieza deben ser regulares, pues es más fácil eliminar las manchas antes de que estén secas y ya hayan podido atacar al acero, aun así, nunca aplicaremos productos de limpieza sobre superficies de aceros inoxidables calientes.

Trucos para quitar manchas del acero inoxidable

Para una limpieza adecuada de las manchas más superficiales del acero inoxidable, manchas como las huellas de los dedos o los cercos de los culos de los vasos, tan solo necesitaremos una bayeta de micro-fibra, una esponja suave o un paño, humedecido con agua y un poco de jabón. Después aclararemos con agua y secaremos la superficie con un trapo o bayeta también de micro-fibra que esté completamente secos.

Para las manchas incrustadas, que son aquellas que se pegan, ennegrecen y amarillean, vamos a necesitar un desincrustante especial para inoxidable y preferiblemente de textura cremosa. Aplicaremos el producto y lo dejaremos actuando durante unos minutos.

Posteriormente, utilizaremos un estropajo, pero siempre de los que no rayan, de los de fibra azul, y agua caliente y frotaremos hasta eliminar completamente la mancha. Si hiciera falta para la eliminación de las manchas más difíciles aplicar desengrasantes o desincrustantes, nunca los mezclaremos, así que utilizaremos primero uno, aclararemos la superficie abundantemente con agua, y después otro y volveremos a aclarar también con una buena cantidad de agua,

Siguiendo estos simples y útiles consejos y manteniendo la limpieza diaria de las encimeras y la maquinaria de cocina limpias lograremos que nuestro acero inoxidable tenga una larga duración.