www.madridiario.es

Reino Unido y la UE alcanzan un acuerdo sobre el periodo de transición tras el Brexit

jueves 22 de marzo de 2018, 09:03h
El plazo transitorio durará 21 meses, desde el 30 de marzo de 2019 hasta el 31 de diciembre de 2020
Reino Unido y la UE alcanzan un acuerdo sobre el periodo de transición tras el Brexit
(Foto: (Pixabay))

Bruselas y Londres han alcanzado un acuerdo sobre el periodo de transición que hará más suave el brexit del país británico con la Unión Europea (UE). El plazo durará 21 meses: desde el 29 de marzo del año próximo hasta el 31 de diciembre de 2020, fecha de la desconexión definitiva.

Esto significa que durante ese tiempo Londres no tendrá voz ni voto en la toma de decisiones pero sí mantendrá el acceso al mercado único y la unión aduanera y podrá firmar acuerdos internacionales de comercio aplicables una vez termine el periodo de transición. Además se seguirá aplicando toda la normativa europea en el país.

En palabras del negociador jefe de la UE para el brexit, Michel Barnier, se trata de un paso decisivo “para evitar incertidumbres tanto a las empresas como a los ciudadanos".

Así, el periodo de transición dará una señal de tranquilidad a los mercados y “permitirá a las empresas invertir y seguir operando con seguridad mientras se negocia la relación futura entre Reino Unido y la UE", explicó el negociador británico, David Davis. De hecho, los mercados han reaccionado al alza y la libra ha operado en los 1,40 dólares, la cota más alta en lo que llevamos de mes.

El borrador del acuerdo también hace referencia a los derechos de los ciudadanos que lleguen al Reino Unido durante el periodo de transición. Así pues, los europeos que lleguen durante estos meses gozarán de los mismos derechos y garantías que quienes han llegado antes del día del brexit.


Gibraltar, pendiente de las negociaciones entre España y Reino Unido

El acuerdo de transición cubre también el territorio de Gibraltar pero su aplicación dependerá de las negociaciones entre Madrid y Londres. En este sentido, el negociador británico, David Davis, señaló que las negociaciones están siendo muy “constructivas” y que espera que sean “muy productivas”.

Sin embargo, Michel Barnier, consciente de la importancia y la delicadeza de este asunto, no dudó en afirmar que el ejecutivo español “puede contar con la solidaridad de los socios de la UE".

No hay que olvidar que España tiene derecho de veto y podría estar negociando el uso compartido del aeropuerto de Gibraltar, los derechos de los trabajadores andaluces o las prácticas fiscales agresivas del Peñón, entre otros.

A pesar de los progresos en cuestiones como la circulación de productos, la protección de marcas europeas, los procesos aduaneros o los compromisos británicos en materia nuclear, todavía quedan temas pendientes. Hablamos de la protección de datos, la gobernanza del acuerdo de salida, las indicaciones de procedencia, el reconocimiento de sentencias o la frontera entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte.

En este sentido, para evitar una frontera física entre ambas, se ha introducido en el documento la posibilidad de “alinear” las dos legislaciones en toda la isla que se aplicaría hasta que se alcance una solución alternativa o si ésta no llega nunca.