www.madridiario.es

La influencia de la gran ciudad en el estrés diario

Por MDO
miércoles 18 de octubre de 2017, 13:06h

Es tu día de descanso y sales a pasear. En una gran ciudad como Madrid hay miles de cosas que hacer y un sinfín de rincones que disfrutar. Por el camino centenares de coches se preparan para su jornada laboral, algunos pitan, otros chocan, otros tienen prisa y se insultan.

La influencia de la gran ciudad en el estrés diario
Ampliar

Peatones corriendo con traje de chaqueta por medio del tráfico de la ciudad. Aire puro convertido en gas, sirenas, policías, y tu día libre envuelto en una auténtica vorágine de estrés. Y aún así, nos gusta vivir en Madrid.

Somos urbanitas, nos hemos acostumbrado a ese encanto caótico de la gran ciudad, incluso ya no sabemos ir a los sitios si no es corriendo. Hasta la persona más tranquila tiene prisa. Y es que, hoy en día, vivir con prisas es vivir como toca.

Sin embargo, por mucho que nos guste, que nos acostumbremos o que no nos demos cuenta, el estrés de la gran ciudad afecta en nuestro día a día, nos afecta a corto pero también a largo plazo. Se trata de un arma peligrosa, que vamos soportando, pero que va creando una tensión en nuestro interior que puede terminar con nosotros.

No es necesario salir de la ciudad para tener una vida mejor, pero sí que debemos ser conscientes de la influencia que ejercen algunos aspectos de nuestra vida sobre nosotros y ponerles remedio para optar a una mejor existencia. Es por estas razones que, muchas personas teclean psicologos Madrid en el buscador de Google, porque quieren una solución para sus problemas.

¿Qué es el estrés?

En los tiempos que corren no es raro oír hablar del estrés. Es una palabra que aparece frecuentemente en nuestras conversaciones. La escuchamos en la tele, tomando el café en el bar, en el autobús de camino a casa… El estrés está en boca de todos, y, en una sociedad que va a mil por hora, no es raro que esto pase.

Uno de los puntos fundamentales para saber controlar el estrés es entender qué es lo que nos pasa. Por eso, conocer un poco más acerca de esta emoción nos ayudará a conseguir relajarnos en menor o mayor medida.

El estrés es un mecanismo que tiene nuestro organismo para reaccionar antes situaciones que se consideran peligrosas. Hay muchos motivos para tener estrés, desde la aparición de un león en la edad antigua, hasta los problemas laborales en la actualidad. Se trata de un mecanismo de defensa, que aunque nos provoca malestar, resulta adaptativo.



Lo malo del estrés es que a veces, cuando nos damos cuenta del estado en el que estamos no podemos solucionarlo. El estrés nos da pistas para parar un estilo de vida que nos perjudica, como es en el caso de las grandes ciudades. Pero estamos tan acostumbrados a padecerlo, que ni si quiera nos damos cuenta.

Ruidos, sirenas, tráfico, gritos, prisas… en una ciudad como Madrid, estamos expuestos a un sinfín de estímulos. No será necesario irse a vivir a otro lugar, pero sí ser consciente para ponerle solución. En este sentido, un profesional como un psicólogo, puede darnos las claves para mejorar nuestro día a día.

¿Qué hacer frente al estrés?

Una de las primeras cosas que debemos tener en cuenta a la hora de plantearnos qué hacer frente al estrés es que se trata de una cuestión importante. Mucha gente lo deja a un lado por considerarlo una cuestión emocional. Pero el estrés puede traer consecuencias devastadoras para nuestra salud, por lo que es importante que le prestemos atención.

No se trata de debilidad ni de un estado de bajo ánimo. El estrés es una respuesta de nuestro organismo, y puede causarnos molestias físicas y enfermedades tales como problemas de corazón o cáncer. Es por eso que, tener en cuenta unas pautas para relajarnos, será fundamental para optar a una mejor salud.

Aunque para mucha gente es difícil, la meditación es una de las mejores formas de terminar con el estrés. Se trata de una técnica avalada científicamente, que cada día toma más forma entre nuestra sociedad por sus increíbles efectos.

El deporte es otra forma de liberar la ansiedad que tenemos acumulada. Correr, nadar o simplemente dar un paseo te ayudarán a relajarte. Lo importante es que elijas la actividad que más te guste y verás qué bien sienta. Del mismo modo, la música puede ayudarnos a nivelar el estrés y a calmar el cerebro.

También resulta indispensable dormir bien para reducir el estrés. Si no descansamos el tiempo adecuado nuestro día se torna más tedioso y nos cuesta más realizar cualquier tarea. Si no puedes dormir lo necesario por la noche, busca 20 minutos para una siesta, te ayudará a estar más descansado y por tanto, más relajado.