www.madridiario.es

Héroes de la libertad recordados en Madrid

jueves 24 de agosto de 2017, 08:52h

“Esos hombres dan miedo a todo el mundo, pero son buenos soldados. Usted se las apañará. ¿De acuerdo?” De esta forma le explicaba el general Leclerc al capitán Dronne cómo eran los hombres que iban a estar bajo el mando de éste. Esto sucedía en el verano de 1943, los aliados ya pensaban en la futura invasión del continente europeo para liberarlo del nazismo y Leclerc organizó una nueva compañía formada por voluntarios españoles, provenientes del exilio republicano, y por “pieds noirs” franceses de origen español. Una compañía que se transformó en pieza clave de la Segunda División Blindada, o Leclerc, dispuesta en mayo de 1944 para desembarcar en Francia y ser la vanguardia de la liberación de París. Su nombre: La Nueve.

La existencia de La Nueve fue ocultada por la historia no sólo en España, también en Francia. El General De Gaulle tenía claro que la liberación de París tenía que ser francesa. Pero no fue así. Alrededor de 150 republicanos españoles avanzaron rápidamente hacia la capital de Francia en apoyo de la revuelta iniciada por La Resistencia (también repleta de republicanos españoles), llegando a liberar el Ayuntamiento.

La liberación de París por españoles no fue reconocida y agradecida oficialmente en Francia hasta agosto de 2004, cuando se inaugura una placa conmemorativa junto a ese Ayuntamiento parisino que liberaron. Allí existe el “Jardin des Combattants Espagnols de La Nueve” en homenaje a “los héroes de la liberación de París”.

Años después, en agosto de 2012, el entonces presidente de la República francesa, Françoise Hollande reconoció la labor de los republicanos españoles en su discurso y homenajeó a los supervivientes, permitiéndose en el desfile el hondear de una bandera española tricolor. Posteriormente, en 2015, incluso el jefe de Estado también participó en un homenaje en Francia a los españoles de La Nueve.

Así las cosas, casi 73 años han tenido que esperar esos españoles, luchadores por la libertad, a ser homenajeados y recordados en España. El pasado mes de abril se inauguraba un pequeño parque en Ciudad Lineal con el nombre de La Nueve. La gran injusticia histórica hacia los grandes olvidados de la victoria contra el nazismo ha supuesto que sólo lo haya visto un superviviente, Rafael Gómez.

En el documental, La Nueve. Los olvidados de la victoria, emitido hace unos años por la Televisión Española, algunos de los supervivientes explicaban por qué fueron reclutados por los franceses y por qué fueron buenos soldados. No luchaban por una bandera, si no por un ideal: la libertad. Esa libertad que en España les acababa de robar Franco y los golpistas. Y como su capitán transcribió en sus diarios: “Eran verdaderamente combatientes de la libertad”. Por eso se daba una circunstancia paradójica que también explicaba su capitán. Carecían de espíritu militar, y entre ellos no faltaban los antimilitaristas, pero eso no les impedía ser “magníficos soldados, guerreros valerosos y experimentados”.

Evidentemente, si los integrantes de La Nueve hubieran sido norteamericanos, nos habríamos hartado a ver las hazañas bélicas de una compañía con hombres que antes de desembarcar en Francia habían peleado en España, hombres que vencieron a Rommel en el norte de África, hombres que, en su camino a París, hicieron 129 presos nazis. Sí, un puñado de republicanos españoles que mientras se esperaba la capitulación de París, tomaron al asalto la Cámara de los diputados, el hotel Majestic o la Gran Plaza de la Concordia de la capital francesa y que después del glorioso desfile con De Gaulle a la cabeza siguieron combatiendo. Liberaron Alsacia, tomaron Estrasburgo en noviembre y tras cruzar el Rin, tuvieron que enfrentarse a bombas y un invierno de -22º C. Su última gran hazaña, tampoco reconocida, fue su participación el 5 de mayo de 1945 en la toma del refugio final de Hitler, “Nido del Águila”, algo documentado por la historia pero no por las películas de la Segunda Guerra Mundial.

El 8 de mayo de ese año finaliza la Segunda Guerra Mundial con la rendición incondicional del nazismo. Sólo quedan activos 16 miembros de la Compañía. 35 de ellos murieron en combate y 97 fueron heridos. A estos supervivientes les esperaba la amargura de no poder volver a su patria y la sinrazón de no poder combatir la dictadura franquista.

Igual que poco a poco, y como con miedo, se empieza a narrar la historia de La Nueve, hay que hacer justicia con los 500.000 españoles que cruzaron la frontera hacia a Francia y fueron tratados de forma infrahumana. Hay que reconocer la fuerza y valentía de los 150.000 soldados republicanos españoles que se alistaron de forma dispersa en los ejércitos aliados, en la Resistencia, que combatieron en todos los frentes contra el nazismo esperando que Europa, Occidente, les devolviera la partida impulsando el retorno de la libertad a su patria. Algo que, evidentemente, no ocurrió.

Jaime Cedrún
Secretario general de CCOO de Madrid

Jaime Cedrún

Secretario general de CCOO Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios