www.madridiario.es

Cómo combatir el mal aliento

martes 25 de julio de 2017, 09:05h
En una gran parte de la población existe la preocupación que provoca el mal olor de boca.

Es tal la inquietud que provoca que, por ejemplo, en EEUU es la tercera causa más común de consulta al dentista. Existen dos formas clínicas de la halitosis típica:

- Halitosis persitente: es crónica y producida por una causa intra o extraoral. Debe ser tratada tras su diagnóstico. El origen puede alertarnos sobre un problema en nuestro organismo, por ejemplo, si es olor es similar al de la acetona, podemos sospechar una diabetes o un cuadro de acetonemia.

Por esto es recomendable acudir a un especialista.


- Halitosis transitoria: es un tipo de halitosis autolimitada, que se mantiene durante un periodo de tiempo y se origina sobre todo en la lengua. Aquí se incluye el mal olor que se padece al despertar, la halitosis matutina, producida por el escaso flujo salival y el ayuno prolongado. Se incluye también los olores producidos por alimentos con olores fuertes como por ejemplo el ajo o la cebolla.

En el primer caso, el especialista será el que tenga que recurrir a estudios y posterior tratamiento para erradicar el mal olor. Sin embargo, es en el segundo caso donde podemos actuar y tratar de combatir el malestar que nos produce. Comentaremos algunos consejos y aunque podrá encontrar muchos más en MásQueSalud, estos son algunos de los más destacables están:

Lo más importante, y que no solo nos hará escapar del mal olor de boca si no de otros muchos problemas bucales, es, evidentemente, cepillarnos los dientes un mínimo de tres veces al día. Si omitimos el cepillado antes de acostarnos, la halitosis matutina será aún más desagradable. En el cepillado hay que prestar especial atención a la lengua, pues es uno de los principales elementos que produce el olor.

- Usar seda dental, además de cepillar los dientes y la lengua concienzudamente, será de gran ayuda el introducir seda dental entre diente y diente. Así, evitaremos que cualquier alimento se queda en boca produciendo un mal olor.
- Evitar en la medida de lo posible los alimentos con olores más fuertes, son aquellos que nos dejaran un sabor y olor desagradable en boca.
- Dejar el tabaco, es una sustancia que además de ser nociva en muchos otros aspectos para nuestro organismo, deja en nuestra boca un olor característico, nada agradable.
- Estimular la secreción de saliva. Esto conseguirá que nuestra boca esté más hidratada y, en consecuencia, los organismos causantes del olor sean arrastradas y no permanezcan tanto tiempo activos en boca. Entre estos métodos están:

    • Beber agua abundantemente para que nuestra boca no esté ‘seca’.
    • Tomar bebidas que contengan ácido cítrico, pues éste activa el centro de estimulación de la saliva.
    • Evitar comidas secas y pastosas, pues la saliva se verá disminuida. Si se consumen, mejor que sea de forma pausada, para que dé tiempo a producirse más cantidad de saliva.

Mascar chicles o tomar caramelos, es recomendable que sean de sustancias como la menta y que no contengan azúcar.

Puede que estos consejos le sirvan de ayuda pero si el olor persiste lo más recomendable es acudir a un odontólogo.