www.madridiario.es

Disfruta de las casas rurales más espectaculares de Asturias

Cuando decimos Asturias, casi automáticamente, seguimos con su lema “Paraíso Natural”. Y es que nadie lo pone en duda. Asturias es un paraíso natural. Así que no es de extrañar que cada vez sea más elegido por quienes desean pasar unas vacaciones diferentes. Existen casas rurales en Asturias tan espectaculares que la desconexión es absoluta y el relax tan ansiado durante los últimos meses del curso escolar se consigue casi sólo con poner un pie en esos parajes.
Disfruta de las casas rurales más espectaculares de Asturias
Ampliar

Si bien el concepto de turismo rural es relativamente joven, su consolidación fue muy rápida. Por otro lado, el turismo rural no se caracteriza por ser un concepto estático, al revés. El turismo rural se desarrolla, se transforma, innova, a la misma vez que cambia, se desarrolla e innova la sociedad. Ya no se trata sólo de retirarse a una casita de madera, donde no llegue la cobertura y que nos recuerde a la casa de Heidi en los Alpes en donde vivía tranquilamente haciendo quesos con el abuelo antes de tener que marcharse a vivir a Frankfurt. No. El turismo rural es cada vez más profundo, más completo y con más sentido al integrar todos los aspectos que lo hacen posible.

Ya la casa no está aislada. Forma parte de una aldea, donde se puede ver de lo que viven sus gentes, la mayoría, de agricultura y ganadería, sus costumbres, sus formas de hacer las cosas…El turismo rural ha sido el gran dinamizador económico de los últimos años de muchos pueblos que estaban antes vacíos y que la única forma de sobrevivir era la economía productiva no siempre justamente pagada.

No hay que olvidar que el medio rural representa el 80% del territorio de nuestro país y, precisamente, no es quien genera la mayor riqueza. Al revés. Son las zonas urbanas las que protagonizan la generación de puestos de trabajo, directos e indirectos por todos los servicios asociados, con su ajetreo, sus ritmos, sus reloj, sus semáforos siempre rojos, - seas peatón, seas conductor, parece que no tienen otro color -, sus atascos…

No es de extrañar que al llegar finales de junio y cuando se está por arrancar las últimas hojas del calendario escolar, sólo se piense en retirarse en un lugar tranquilo donde nos podamos encontrar con la naturaleza, mimetizarnos y que no nos llegue ni un whatsapp, ni el doble check, ni las notificaciones de nuevas historias en Facebook o Instagram.

Existen miles de sitios en toda la geografía española a los que poderse retirar, pero ninguno es tan especial como Asturias, paraíso natural. De hecho, un famoso buscador ya ha puesto sobre la mesa el incremento de un 36,5% en las reservas en esta región referentes a este tipo de turismo.

Asturias es algo más que calma y verde. Es algo más que “vaques”. Es gastronomía, es belleza, es armonía, es la amabilidad acogedora de sus gentes, sus tradiciones, sus bollos preñaos, sus rincones vírgenes aún por descubrir.

Lugares de ensueño al alcance de la mano. La armonía perfecta entre sierra y mar. Llanes, Meluerda, Ribadesella, Santa Eulalia, Cangas de Onís, Cangas de Narcea, Mieres, Avilés…pero también Oviedo y Gijón.

Asturias es el lugar ideal para olvidarse del reloj y de las prisas, para hacer senderismo, para ir en bicicleta al centro del pueblo, o al pueblo de al lado y visitar lugares únicos, llenos de historia, de raíces, de redes, de bable. Además, el clima fresco hace que nos olvidemos, por unos días, los que sean, de las malditas olas de calor, del ventilador y de los resfriados ocasionados por el aire acondicionado.

Si vas a algún pueblín asturiano no hay que olvidarse de las grandes ciudades: Oviedo y Gijón. Sí, es cierto, lo que queremos es retirarnos, pero estas dos ciudades tienen también algo de retiro, porque tienen un estilo propio.

Visita Santa María del Naranco o San Miguel de Lillo, pero también recorre las calles de su ciudad hasta llegar a la estatua de Woody Allen y hazte una foto con ella, por si acaso es lo más cerca que vas a estar de un artista de su talla.

Ve a Gijón, pasea por la plaza Mayor, ve a bañarte en la playa de San Lorenzo, vive esta hermosa ciudad que te ofrece todo lo que necesitas, la calma, pero también la vida y el ocio.

En estos escenarios, poder estar en una casa rural es un privilegio. Sobre todo cuando las instalaciones son perfectas, las que se están buscando. Un jardín delicioso dentro de otro jardín más grande que es el paraíso natural de Asturias, una piscina, muebles y baños prácticos y funcionales, chimenea, por si refresca…Son muchos los dueños de casas rurales que han decidido apostar por la comodidad de sus huéspedes ofreciendo un valor añadido, como pasteles propios de la zona o esa amabilidad tan propia de Asturias, tan asturiana.