www.madridiario.es

¿Cuál es la labor que realmente ejerce un buen técnico deportivo?

La buena preparación y la profesionalidad son elementos clave para ofrecer un buen servicio. Toda buena empresa debe contar con personas debidamente cualificadas para ofrecer lo mejor de sí misma. Esta es una realidad con la que empresas como Forus, dirigida y fundada por Ignacio Triana, están muy comprometidas. Son muchos los centros deportivos y gimnasios existentes en España y la necesidad de que cuenten con técnicos preparados es imperiosa.
¿Cuál es la labor que realmente ejerce un buen técnico deportivo?
Ampliar

Siguiendo esta línea, se antoja formular la siguiente cuestión: ¿es necesario un entrenador o el consejo de un técnico deportivo a la hora de practicar actividad física? La respuesta es, sin duda, afirmativa, ya que son los mejores capacitados para orientar a la persona en la realización de cualquier entrenamiento. Su labor se centra en marcar unas pautas mediante una planificación y clasificación de volumen e intensidad en el desarrollo de la actividad. Al mismo tiempo, son los encargados de realizar las evaluaciones pertinentes e interpretar los datos con objetividad.

Sin embargo, es común hallar en el universo digital un sinfín de ofertas sobre entrenamientos que atienden al calificativo de “personalizados” y que, realmente, no abarcan determinados conceptos básicos que debería haber en un entrenamiento, tales como la adaptación al ejercicio, la unidad funcional o la individualidad. En este sentido, la figura del técnico deportivo se precisa para que sea él quien pueda apreciar y valorar nuestra técnica a la hora de realizar cada movimiento, detectar nuestros fallos y, de este modo, aconsejarnos de forma inmediata para solventar aquellos problemas que podamos tener, ya sea en cuanto a la ejecución o en la aparición de fatiga. Se pierde, por tanto, esa retroalimentación existente entre “profesor y alumno”.

Muchos son los anuncios de personas que, lamentablemente, afirman ser entrenadores personales y que ofrecen servicios para potenciar nuestro físico. Ante dicha realidad, hay tener muy claro que no debemos creer ni seguir las indicaciones de alguien que no se encuentra profesionalmente preparado para orientar en esta parcela.

Conviene tener claro que no todo vale para entrenar, por lo que es recomendable considerar una serie de claves. En primera instancia, deberíamos tener claro que la labor del técnico deportivo o del entrenador personal no reside únicamente en decirle a la persona qué ejercicio realizar, sino también ofrecerle el apoyo suficiente para que progrese en cada entrenamiento y, de este modo, mejorar paulatinamente sin que peligre su salud o su integridad física. Para ello se requiere tener un amplio conocimiento sobre las distintas actividades y ejercicios, así como sobre la naturaleza del cuerpo humano. Igualmente, es clave saber escuchar y motivar para obtener los resultados más óptimos. Los usuarios de los gimnasios deben entender que su mejora física va a ser un proceso progresivo y que no pueden empezar directamente a realizar rutinas muy duras y complejas. Deben contar con alguien que les ayude a conocer sus cualidades físicas y que, poco a poco, les vaya guiando para alcanzar sus objetivos.

Teniendo esto en cuenta, el propósito del técnico deportivo no debe estar enfocado al mero desarrollo muscular. Hay muchos otros factores a tener en cuenta, con la salud de la persona en lo más alto de la lista.