www.madridiario.es
Plaza de los Hermanos Falcó y Álvarez de Toledo. Distrito de Barajas.
Ampliar
Plaza de los Hermanos Falcó y Álvarez de Toledo. Distrito de Barajas. (Foto: Asociación Barajas Distrito BIC)

El cuarto centenario de la otra plaza mayor de Madrid

La plaza de los Hermanos Falcó y Álvarez de Toledo es la plaza mayor más antigua de la que se tiene registro en Madrid. La asociación cultural 'Barajas Distrito BIC' ha organizado un calendario de actividades para festejar el cuarto centenario de la primera referencia de este emplazamiento y ha pedido al Ayuntamiento de Madrid un plan para poner en valor y peatonalizar el ámbito.

Francisco Zapata, I Conde de Barajas, encargó en 1572 la construcción de un nuevo palacete en la parte este de la antigua plaza medieval de Barajas. Poco después, en 1579, las 'Relaciones Topográficas de Felipe II' mencionan cómo el conde había encargado labrar unos terrenos junto al palacete, para renovarlas y reedificarlas, instalando balcones y rejas. Legajos del Fondo de la familia nobiliaria Fernán-Núñez en el Archivo Histórico Nacional citan que Diego Zapata de Mendoza, II conde de Barajas, encargó en 1616 reparaciones, reforzamiento de balcones, encalados, embellecimiento con piedra y la instalación de una fuente, para complementar las obras de mejora de su palacete en su villa, entonces un municipio con una situación privilegiada en el camino a Alcalá de Henares.

Son los primeros registros materiales (y de los pocos que quedan porque el archivo sobre Barajas se quemó en un incendio en 1663) de la existencia de esta plaza mayor, cuya conclusión antecede, al menos, en un año el encargo que hizo Felipe III a Juan Gómez de Mora para terminar la transformación de la plaza del Arrabal de Madrid en plaza mayor, tal y como venía urbanizándose en las principales ciudades castellanas y, por extensión, imperiales, después de las sucesivas ordenanzas al respecto desarrolladas por los Reyes Católicos y Felipe II. Eran las plazas modernas que tanto marcaron el urbanismo español y americano del período.

El nuevo espacio que se gestó en Barajas, imitando el urbanismo regio, rompía el formato medieval que tenía el pueblo alrededor de la plaza Chica (lugar donde se encuentra la actual Junta de distrito) y la Iglesia de San Pedro. El nuevo espacio ponía en el centro del pueblo el palacete de su señor y servía de avance del ensanche del municipio hacia el este. Se concibió como un proyecto único, aunque la esquina suroriental (actual calle Camarillas) sería urbanizada del mismo modo en la década de 1980, en el emplazamiento que había ocupado un convento destruido en la Guerra Civil (el otro edificio que no es original es el que se encuentra en la otra acera de la misma calle, que fue demolido en 2007 y la constructora Clement presentó un proyecto para construir viviendas respetando el estilo de la plaza, de inminente construcción). Se trataba de una plaza de casas de un piso en altura con pórticos habilitados por columnas cilíndricas de piedra (el único vestigio original que queda de la plaza); basas, vigas y dinteles de madera al estilo castellano; y rejerías, todas perdidas. Los tejados, que fueron objeto de transformación eran más bajos que los actuales. Desde su construcción, las casas, propiedad del conde, se alquilaban, llegando a ser auténticos núcleos característicos de la zona (por ejemplo, la casa del boticario da nombre a la calle Botica).

Ferias y corridas de toros
Desde el primer momento, fue espacio de mercado y encuentro, alrededor de la fuente de Jarabo. En la zona se celebraron ferias comerciales (especialmente, de venta de harinas y pan, ya que el entonces municipio suministraba estos productos a la Corte), festejos y corridas de toros. Su estructura urbana se fosilizó hasta el siglo XX. La Guerra Civil no afectó demasiado a su fisonomía, aunque sí lo hizo la llegada del automóvil, que supuso algunas modificaciones, hasta que en 1998 se hizo una ordenación de la movilidad y el saneamiento en la zona, quitando isletas y aumentando espacios peatonales. En los años 60, el palacete (denominado Palacio Nuevo) fue derribado, construyéndose viviendas en su lugar que no conservaron la imagen urbanística original.

David Carrascosa, portavoz de Barajas Distrito BIC, explica que su organización está promoviendo que, más allá de su grado de protección patrimonial, el Ayuntamiento estudie la peatonalización del ámbito, habida cuenta del problemático acceso que posee y de la importante símbolo de identidad que supone para el distrito. Para ello, aboga por el remate de la circunvalación del casco histórico desde la calle Zodíaco hasta la ermita de Nuestra Señora de la Soledad, permitiendo el acceso a los garajes de las calles tributarias de la plaza desde el exterior y no desde esta.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • El cuarto centenario de la otra plaza mayor de Madrid

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    871 | Dulzaina madrileña - 01/03/2016 @ 14:52:37 (GMT+1)
    Que bellas las plazas castellanas mayores de toda la Comunidad de Madrid .
  • Comenta esta noticia
    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.