www.madridiario.es

El buen gobierno en los centros sanitarios

martes 03 de noviembre de 2015, 13:21h
El 22 de Octubre se aprobó en la Asamblea de Madrid, por unanimidad, una moción sobre la profesionalización de la Gestión directiva de centros sanitarios, dentro de lo que se ha venido denominando como formas de buen gobierno.

Su aprobación por unanimidad se está tildando de acuerdo histórico algo que, después de las políticas a las que nos tienen acostumbrados las mayorías absolutas de las últimas décadas en esta Comunidad, no ponemos en duda.

Lo que ponemos en duda desde la Federación de Servicios Públicos de UGT-Madrid, después de habernos permitido un análisis concienzudo sobre el alcance de estas medidas, es el posible beneficio que el desarrollo de estas prácticas pueda tener para el conjunto de profesionales del sistema público de salud, de esta Comunidad y para el sistema en sí mismo.

En primer lugar, si hablamos de buen gobierno, es inconcebible que en ningún caso se haya tenido, antes de su presentación y aprobación, ningún contacto con los representantes de los trabajadores, ya que en el cuerpo de la moción están implicados elementos que afectan directamente a los profesionales y a sus condiciones laborales. Las organizaciones sindicales con representación deben ser escuchadas y esto se ha obviado.

En este texto inicial no se recoge en absoluto la menor referencia autocritica al funcionamiento de las últimas décadas, sus problemas crónicos de funcionamiento y los continuos ataques a sus profesionales con la clara intención de debilitar el sistema para posteriormente ofrecer la solución en forma de gestión “exterior”.

La presentación de una moción de estas características, que puede afectar de forma definitiva al sistema sanitario de esta Comunidad, no debería ser aprobada en un periodo que, aunque en teoría no afecte a esta Comunidad, no se le escapa a nadie que las elecciones al parlamento nacional están en la mente de todos. En esta Comunidad no se tiene que disolver el parlamento, pero se requiere de un cierto pudor para no aprobar reglas de juego que pueden condicionar el futuro de manera
importante.

Es cierto que la moción en si es sólo un comienzo de lo que finalmente pueda ver la luz, y es eso precisamente lo que a la Federación de Servicios Públicos de la Unión General de Trabajadores de Madrid le preocupa, el desarrollo final de la norma legal que recoja todas estas iniciativas y donde, dependiendo del resultado, puede haber consecuencias de difícil reversión y frente a las que nos opondremos con toda nuestra fuerza.

¿Quién formará las juntas de Gobierno de los centros?, ¿Van a estar en esas juntas representados todos los estamentos?, ¿Qué cometido real y qué capacidad de acción tendrán esas Juntas?, ¿Cómo se van a elegir esos miembros?, ¿Quién los va a elegir?, ¿Qué papel le queda al gerente del centro?, ¿Y al resto de miembros de las direcciones?, ¿La profesionalización de la gestión generará una élite de gestores de difícil remoción?, ¿Quién valorará los méritos de éstos?.

En definitiva, del desarrollo posterior depende en gran medida el futuro de nuestro sistema y las respuestas a estas preguntas pueden ser la clave, y de su resultado haremos directamente responsables a los artífices de este acuerdo. La Federación de Servicios Públicos de UGT Madrid estará vigilante de todo su desarrollo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios