www.madridiario.es

El telescopio y los presupuestos

jueves 06 de noviembre de 2014, 19:46h

Tuve la suerte de visitar la semana pasada el Gran Telescopio Canarias, situado en el Observatorio Internacional del Roque de Los Muchachos, en la isla de La Palma, uno de los tres mejores del mundo. Este aparato es el telescopio óptico más importante del planeta y es capital cien por cien español. Se trata de una infraestructura de I+D+i de primerísima línea. Su construcción costó 150 millones de euros y su mantenimiento, 10 millones anuales. Es decir, que con lo que costó la Caja Mágica, se pudo construir otro igual y mantenerlo durante 15 años. Sin embargo, lo que ha quedado en Madrid es una infraestructura que se ha externalizado de tapadillo con el convencimiento de que no hay adjudicación que pueda sufragar el enorme coste para las arcas públicas que supuso semejante estupidez urbanística.

Qué diferencia entre ambas infraestructuras. Qué diferencia de modelos productivos. Uno, el de la ciencia y la economía sostenible basada en ser una referencia mundial en investigación. El otro, el de una política basada en la construcción de infraestructuras difícilmente justificables con los ojos puestos en que un tercero nos trajese el maná para seguir viviendo a todo trapo.

Ya sé que a posteriori es fácil hacer los análisis pero a los que preguntamos a Alberto Ruiz-Gallardón y su entorno en su momento la pertinencia de construir una infraestructura como esta (u otras parecidas), cuando el resto de las sucesivas candidaturas eran conservadoras en sus proyectos constructivos, habida cuenta que ya había numerosos informes de las burbujas de rebote que generaban los Juegos Olímpicos en una ciudad, se nos miró con desdén. Entonces parecíamos auténticos idiotas que no queríamos ver progresar la ciudad. Hoy todo el mundo confiesa que siempre pensó que era un error. Un error que se sustentó en hipotéticas consultas ciudadanas que nunca vieron la luz, a pesar de que los periodistas de distintos medios de comunicación pedimos esas hipotéticas encuestas de apoyo. En la intentona de Madrid2020, Ruiz-Gallardón me dijo, directamente, que los votos de los ciudadanos ya eran suficiente consulta ciudadana acerca de si organizar o no unos Juegos.

Como este, podría poner mil ejemplos que dejó el anterior alcalde de Madrid. Por ejemplo, cuando Manuel Cobo, delfín del exalcalde, dijo en las elecciones de 2011 que el PP en la etapa Gallardón había construido todas las infraestructuras imprescindibles para que la ciudad estuviese en el trampolín el futuro. Para luego, unos meses después, presentar el anteproyecto del Plan General de Ordenación Urbana, en el que se mostraban varias páginas de mapas de la ciudad que evidenciaban las carencias de equipamientos públicos que sufren los barrios de Madrid.

La mayor damnificada por esta política ha sido Ana Botella, que ha tenido que gestionar la miseria que dejó su antecesor y, encima, referirse a él como un 'alcalde arquitecto' cuando le debería haber enmendado la plana públicamente. Desde luego, cuando se han presentado unos presupuestos municipales que han saneado las cuentas, han eliminado la tutela económica estatal, han bajado y eliminado impuestos, han reducido la deuda y han recuperado la inversión, hasta los más críticos tienen que reconocer que la alcaldesa ha hecho algo bastante bien. Con mucho sufrimiento, eso sí. Pero a años luz de la gestión económica de su mentor político. Para una comparación integral de sus gobiernos, será la historia la que les ponga en su sitio. Estoy seguro que nos deparará alguna sorpresa.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios