www.madridiario.es

Hepatitis C

lunes 25 de agosto de 2014, 19:04h

Queridos lectores ¿Vds. verían con buenos ojos que los enfermos de hepatitis C fueran por la calles matando políticos, por el solo hecho de serlo? Seguramente no porque la vida es lo más grande y lo mejor que tenemos los seres vivos. Pues, que lo sepan, los políticos de este país están jugando con la vida de los enfermos de hepatitis C. Los están condenando a tener una enfermedad que se puede curar. Hoy día existe un medicamento efectivo contra la enfermedad y las autoridades sanitarias, me rio yo de las autoridades, no permiten los tratamientos. Bueno todo depende de la Comunidad Autónoma en la que le haya tocado vivir. En Madrid, concretamente, hay gente que se va a morir de la Hepatitis C mientras en los mostradores de la sanidad hay un medicamento que le salvaría la vida. ¿Es esto un asesinato?, ¿es matar o no es matar caprichosamente? Muchos de estos enfermos llevan pagando a la Seguridad social años y años una buena parte de su sueldo y, sin embargo, estos políticos de poco prestigio no saben separar el trigo de la paja. De la paja mental que tienen pensando solo en las elecciones.

No me digan que no es indignante que en Madrid se pueda morir alguien porque no le han suministrado un fármaco que está a disposición de todos. Que importa el precio......lo que importa es la vida de las personas. Y hay más. Este es un medicamente que utilizado adecuadamente y en otros miles de infectados en los que la enfermedad no ha evolucionado proporciona una calidad de vida diferente y, en el largo plazo, un ahorro para la sanidad. ¡Qué vista más corta tienen nuestros administradores! No merecen la pena ni el esfuerzo que hacemos para irlos a votar.

Lo primero, me parece a mi, es poner en marcha el medicamento y luego negociar el precio, las condiciones y lo que sea. O mejor dicho, lo primero hubiera sido que la administración hubiese dedicado una parte de su presupuesto a investigar. De esa manera el precio al fármaco lo pondríamos nosotros y no los laboratorio que se han gastado una fortuna y han empleado un tiempo en llegar a tener estas pastillitas de oro para quienes tienen dentro de su cuerpo el virus de la Hepatitis C. 

Y ya iremos hablando de esto porque los precios internacionales no son los mismos en España que en otros lugares de la tierra, en Egipto por ejemplo. Mientras se habla de 60.000 Euros en España, el precio no supera los mil Euros en Egipto. Como pueden suponer esto dará lugar a que las mafias internacionales se encarguen de suministrar un medicamento imprescindible para personas que sufren y se mueren. Es decir que dentro de poco nadie sabrá lo que se está tomando. Y mientras tanto, los políticos discutiendo sobre la forma de elegir a los alcaldes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios