www.madridiario.es

¿Me sigue?

Por Loreto Ruiz de Alda
martes 01 de abril de 2014, 13:56h

La Comunidad de Madrid ha anunciado que entre los meses de julio y octubre se van a realizar importantes obras de mantenimiento en seis tramos correspondientes a cinco líneas de la red de metro de Madrid, por un importe de 26 millones de euros.

A quienes somos usuarios de este modo de transporte y sufrimos las cada vez más numerosas incidencias y averías, no solo en las unidades móviles, sino también en elementos como escaleras mecánicas o ascensores, una noticia como ésta nos alegra y la consideramos más que conveniente.

Invertir en mantenimiento de un servicio y una infraestructura tan importante como Metro de Madrid para la movilidad diaria de millones de personas, que está sufriendo un deterioro palpable, siempre es una buena noticia. Seguro que a usted, querido lector, también se lo parece.

Sin embargo, si le informo de que el grueso de estas obras de mantenimiento se van a realizar en tramos de las líneas 12, 10, 7 y 5, inauguradas en 2003 y 2007, estoy segura de que empezará usted a dudar de que se trate realmente de una noticia que debamos celebrar, puesto que no parece muy normal tener que realizar unas labores de mantenimiento de este calibre en líneas relativamente nuevas.

Las dudas que para estas alturas tiene, probablemente se disipan si le comunico que un organismo dependiente del Ministerio de Fomento del Gobierno de España ha elaborado un informe que detalla fallos estructurales en la línea 12 - Metrosur y que está investigando si ocurre algo similar en la ampliación de la línea 7 - Metroeste.

Sin duda, a usted, querido lector, tampoco le parece ya una buena noticia, sino que empieza a sospechar que las ampliaciones del metro de Madrid no fueron lo ejemplares que nos "vendieron" y que es un asunto de una trascendencia tal que deberían exigirse responsabilidades ante lo que, educadamente, podríamos llamar una obra mal hecha. Por supuesto, si no quedara por escrito, lo podríamos denominar como usted está pensando en estos momentos.

Los responsables de la Consejería de Transportes ahora también lo creen así, y parece que han decidido reclamar a las empresas constructoras, pero no se lo pareció cuando hace ya meses el grupo parlamentario de Unión Progreso y Democracia se lo exigió en defensa de los usuarios y del contribuyente madrileño.

El Gobierno pretende acabar ahí; nosotros con todos los datos e información que hemos ido recabando, no. Como partido de la oposición, aunque sea minoritario, tenemos la obligación de exigir otras responsabilidades ante lo que no deja de ser una chapuza.

Reclamación que no debe ser sólo de los políticos o partidos de la oposición, sino en la que deben implicarse también usuarios y contribuyentes porque es de su dinero y de la gestión que de ellos se hacen de lo que hablamos ¿Me sigue?

Loreto Ruiz de Alda.
Diputada de UPyD en la Asamblea de Madrid. 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios