www.madridiario.es
Mini préstamos, esencia de la India en nuestras finanzas en crisis -De Nueva Delhi a Madrid

Mini préstamos, esencia de la India en nuestras finanzas en crisis -De Nueva Delhi a Madrid

viernes 29 de noviembre de 2013, 10:54h

Si alguien creía que a la India solo había que agradecerle el Taj Mahal, la desobediencia civil y pacífica liderada por Mahatma Gandhi, el terror sorprendente del director de cine M. Night Shyamalan y los musicales de Bollywood, entre otros sabrosos souvenirs como los tés que nos alegran el paladar, se equivocaba de pe a pa, pues a este país hay que atribuirle el mérito de haber "puesto en órbita" una nueva forma de financiación capaz de mitigar las desigualdades económicas que nos acechan: los microcréditos o mini préstamos.

De hecho, hasta que el bengalí Muhammad Yunusuhammad Yunus no se puso a rumiar sobre el asunto de cómo lograr que las personas más humildes accedieran a pequeñas cantidades de dinero, éstas se topaban con las tajantes negativas de los bancos por mucho que le relatasen al empleado de turno cómo aquella cantidad de dinero, insignificante para un banco de su calado, podía teñir de color su vida y, sobre todo, franquearle el paso a las oportunidades a toda una familia de orígenes modestos.

Pero he aquí que Yunusuhammad Yunus tenía un sueño, un plan B para los más desfavorecidos que sufrían la indiferencia bancaria por no contar con los avales ni las garantías personales que tanto enamoran a los bancos. De modo que tras estudiar economía en Nueva Delhi y doctorarse en EE.UU., regresó a su patria en 1973 con el propósito de detentar el cargo de profesor de economía de su ciudad natal.

Desde esa atalaya académica pudo contemplar un paisaje al que nadie le gusta fotografiar, pues se topó no con una brecha, sino con un Gran Cañón que se abría entre ricos y pobres y que condenaba a estos últimos a una existencia carente de esperanzas. Este panorama tan desalentador encendió los motores de una idea que todavía sigue circulando a todo gas por el atlas mundial.

Así, el economista concibió una organización social para las aldeas de Bangladesh a la que bautizó como "Gram Sarker" (gobierno rural) y con tan sólo 27 dólares en el bolsillo implantó el microcrédito, porque si algunos desarrollan vacunas, él ideó una suerte de antídoto contra la pobreza pues 43 mujeres con la inquietud de montar sus propios proyectos artesanales se beneficiaron del ingenio altruista de Yunus.

Por supuesto, el dinero del préstamo fue devuelto y aquella modesta acción cimentó algo más grande: el Banco Grammeen. Dicha entidad comenzó su andadura en 1976 con una firme apuesta por los pobres a los que se concederían mini préstamos sin exigirles el dichoso aval que volvía imposibles sus aspiraciones y aplicando, además, unas bajas tasas de interés.

Desde entonces, la idea de este economista ha arraigado en medio mundo y tanto su hacedor como su ingenio bancario han sido condecorados con numerosas distinciones como el Premio Nobel de la Paz en 2006. Aunque mucho antes, en 1998, recayó sobre su ideólogo el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia. Parece que los españoles nos adelantamos en eso de verle el mérito a su gesta.

Desde luego, Yunus supo, cual doctor, auscultar el mundo y buscarle un apaño a sus dolencias. Aunque no es comparable a la hazaña del economista, quizás se pueda atisbar algo de ese espíritu en las actuales empresas dedicadas a la concesión de microcréditos como MicroBank, el Banco Social de la Caixa. Dichas ayudas se destinarán a empresarios, emprendedores y autónomos de la Comunidad de Madrid sin necesidad de que medie aval alguno. Eso sí, este auxilio económico a las empresas no podrá superar los 25.000 euros. Por lo tanto, acata los preceptos de Yunus, pero tiene el "pero" de que no está indicado a los ciudadanos que también nos merecemos mini préstamos para solventar nuestros apuros diarios, ¿verdad?

No en vano, en la actualidad brotan cuales setas regadas por una lluvia de adversidad económica las compañías que prestan dinero on line. En empresas de mini préstamos como la del ejemplo, se ha filtrado parte de la filosofía del economista indio puesto que no se le reclama al cliente un aval, sino simplemente que éste cuente con unos ingresos mínimos, como el cobro del subsidio de desempleo o el ingreso de una nómina mensual, para hacer frente al pago de ese dinero que ha solicitado, dado que no se busca añadir más "púas" financieras al cliente, sino aliviar un "nubarrón pasajero".

De este modo, a la India hay que hacerle la ola por su desparpajo a la hora de rumiar soluciones, por contar con líderes a los que no les gusta permanecer mano sobre mano mientras a sus compatriotas les noquea la pobreza. Por suerte, algo de aquello ha ido a recalar a nuestro país con empresas como MicroBank de la Caixa y a otros niveles como Cashper o Wonga, entre otras, dedicadas a la concesión de mini préstamos a particulares desde cuyos portales nos podemos "descargar" mini soluciones para afrontar nuestras necesidades de crédito más acuciantes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.