www.madridiario.es

El dogmatismo docente no es eficaz

viernes 25 de octubre de 2013, 10:53h

Según el reciente Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Competencias en Adultos (PIAAC), los españoles volvemos a suspender frente al resto de los europeos en comprensión lectora y en competencia analítica de las matemáticas. ¿Será posible que nos "perdamos" en un texto de cierta profundidad? ¿Será cosa de unos pocos, o por el contrario, es el grueso de los estudiantes y de la población activa? ¿Será culpa de los estudiantes o del método docente?.

Mientras colaboraba en un proyecto de Cooperación relacionado con la salud materno-infantil en Guatemala, una compañera nos comentó el caso de "una mujer embarazada que había tenido un bebé, que a su vez se había quedado embarazado durante el proceso de gestación". Es posible que su afirmación no estuviera bien construida, pero no fue la forma del mensaje, sino su contenido el que inmediatamente provocó la respuesta de una de las matronas que nos enseñaban: "¡¡¡Eso es imposible!!!". El tono despectivo y dogmático con el que respondió decía mucho más que sus palabras, por lo que me sentí obligado a responderle que me costaba entender tanta "mordacidad" en su respuesta. Ella insistió y volvió a dogmatizar: "¿tu sabes la cantidad de procesos hormonales que han de darse en un embarazo?". La verdad es que si que lo sé, pero presumo que ella es la que si lo sabía, no lo supo aplicar ni en el contexto profesional ni humano. Y sí, claro que podía aceptar que el comentario de la noticia podía parecer extraño a priori, por lo que lo más normal es que hubiera contestado que le parecía raro, pero nunca que fuera imposible. Al profundizar en el tema he comprobado que la epidemiología demuestra que se trata de una patología no demasiado frecuente, unos 100 casos registrados en el mundo. Se conoce como "fetus in fetus" o "hermano gemelo parásito" y consiste en el desarrollo de un embrión en alguna parte del feto dominante, que se suele diagnosticar en las primeras etapas de la infancia. 

A lo largo de mi vida me he encontrado con profesores y profesionales, que en virtud de su dilatada formación y experiencia, pero a veces con demasiados planteamientos teóricos, se han valido de su condición para mostrar su superioridad frente al alumno con respuestas como las siguientes: "Lo hacemos así, porque siempre se ha hecho así", "¿cómo vas a venir a enseñarme tu a mí, si llevo toda la vida haciéndolo?". Y bien es cierto que quiero partir de la base de que las opiniones y conocimientos que nos ofrecen nuestros Profesores, Catedráticos y Maestros, siempre han de ser tenidas en cuenta y que deben ser nuestro punto de referencia como alumnos, pero no es menos cierto que todos ellos deberían tener presente siempre que el hecho de que un alumno pueda superarles con el tiempo, debería ser un verdadero motivo de orgullo para ellos. 

Yo, a pesar de seguir siendo alumno a punto de terminar mi carrera, no dejare de seguir aprendiendo de cuantos me rodeen, y trataré de pegarme estrechamente a quienes con mucha más experiencia que yo, puedan enseñarme todos sus conocimientos. Pero aún hoy y desde esta condición de alumno, les pido a todos aquellos que son superiores por su conocimiento, titulación o cargo académico, que huyan del dogmatismo mal entendido y que desde la humildad y el positivismo, hagan honor a la vocación que un día les llevo a su actividad docente. 

Carlos Pelayo Torres
Estudiante de 4º Curso Grado de Enfermería
Universidad Complutense de Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios