www.madridiario.es

El papel de la Educación en la lucha contra la crisis de valores

Por Juan Luis Yagüe
viernes 04 de octubre de 2013, 20:08h

En la sociedad actual, cuando hablamos de una crisis de valores, nos estamos refiriendo a que cambian las pautas culturales, las percepciones sobre la familia, el valor del dinero, la conciencia de lo que es relevante y lo que es accesorio, se acrecienta el individualismo de las personas...

Pero, paradójicamente, también se aprecian cambios de conductas que ponen en alza otros valores más positivos: la conciencia ecológica, la preocupación por los derechos humanos, la igualdad de sexos, la pluralidad, la tolerancia...

En el eje de todo ello está el anhelo de todo ser humano por tener una mejor calidad de vida y ser mejores personas. Y ahí es donde entra la educación, clave para la formación de esta nueva ciudadanía. Y es que los colegios tienen, en este caso, mucho que decir y una complicada tarea por delante a la hora de ayudar a sus alumnos para formarse como personas respetuosas, capaces de tomar decisiones por sí mismas, que se esfuerzan y trabajan duro por conseguir sus objetivos, y en conclusión, personas a las que esa mencionada crisis de valores no les afecte.

Características todas ellas que, precisamente, conforman las bases sobre las que se cimenta el Proyecto Educativo de Eurocolegio Casvi. Educar en valores, además de en conocimientos, es su principal objetivo. Valores como la continua motivación del alumno, la adaptación a las necesidades de cada uno, la exigencia, la responsabilidad y la estrecha colaboración con las familias. Y es que, sin ellas, nada sería posible. La comunión entre padres y docentes debe ser perfecta para que esos valores negativos nuevos que están emergiendo y que están dispuestos a modificar nuestra forma de actuar, se conviertan en todo lo contrario, en valores positivos.

Por eso desde Eurocolegio Casvi se aboga por que el profesor recupere ese respeto y reconocimiento social que antes se le profesaba. En la actualidad todo el mundo se siente capacitado para enjuiciarlo y opinar de su trabajo docente sin más criterio que la simple intuición. Y aquí podríamos utilizar las sabias palabras del prestigioso orientador malagueño Wenceslao Soto. "Si antes primaba ante los padres la presunción de autoridad del profesor, ahora prima la presunción de inocencia del hijo, cuando no la presunción de culpabilidad del profesor que ha puesto un suspenso o un parte de mal comportamiento".

En definitiva, la misión de la escuela ha cambiado. El objetivo ya no es sólo enseñar, ahora el objetivo es que todos los alumnos aprendan conceptos, habilidades y valores. Para eso todos los grupos implicados en ella debemos remar en la misma dirección y el trabajo debe ser compartido por todos, empezando por el Proyecto Educativo de Centro y el Proyecto Curricular de todas las materias que se dan en las clases, pasando por los profesores que las imparten y los padres. Y este ha sido siempre, precisamente, el camino elegido por Eurocolegio Casvi, durante 28 años formando a los niños del futuro, a los que buscarán construir un mundo mejor.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios