www.madridiario.es

Desde este jueves Madrid cuenta con un pino Wollemi

El Jardín Botánico acoge un fósil viviente australiano

El Jardín Botánico acoge un fósil viviente australiano

Por MDO/Efe
jueves 12 de julio de 2007, 00:00h
El Real Jardín Botánico de Madrid acoge desde este jueves en sus instalaciones un pino fósil de Wollemi, una especie cuyo género se creía extinguido en el Jurásico y del que se descubrieron 15 ejemplares hace trece años en un lugar que permanece secreto del Parque Nacional de Wollemi, en Australia.
"Es como si se hubiera descubierto un ejemplar vivo de Tyrannosaurus", explicó el director del Real Jardín Botánico, Gonzalo Nieto. Por el módico precio de 85 euros, el Jardín (CSIC) ha adquirido las semillas y esquejes del ejemplar, uniéndose así al selecto grupo de jardines botánicos europeos que ya tienen uno, como los de Frankfurt, Barcelona o Milán.

El árbol, originario de Australia, procede de un vivero alemán autorizado para la distribución de pinos de Wollemi por el Botánico de Sydney, apuntó Nieto. De hecho, desde 2006 está permitida la comercialización de esta especie a través de viveros autorizados por la institución australiana con el objetivo de conservar la especie, continuó.

Nieto explicó que con la adquisición de este ejemplar se cumple una función "científica, porque representa un descubrimiento importante desde el punto de vista de la evolución, y didáctica". La especie fue descubierta en estado natural en 1994 cuando un guardabosques llamado David Noble encontró cerca de 40 ejemplares en una garganta de difícil acceso del Parque Nacional de Wollemi, a 150 kilómetros de Sydney, de ahí su nombre científico de Wollemia nobilis.

Aunque desde entonces, gracias a técnicas de reproducción in vitro, el Jardín Botánico de Sydney ha conseguido la obtención de miles de ejemplares, la zona en que se conservan los árboles en estado natural se mantiene en secreto para resguardarla de posibles coleccionistas.

Nieto dijo que, a pesar de la precauciones adoptadas, algunos árboles de Wollemi se han visto afectados por el hongo patógeno Phytophthora cinnamomi, quizá contagiado por alguna persona que pasó sin autorización y sin las condiciones sanitarias correspondientes.

Se trata de una especie en peligro extremo en estado natural y cuya variabilidad genética es "ridícula" puesto que pueden considerarse "casi clones" de los ejemplares descubiertos en Australia, añadió. Según explicó el jefe de la Unidad de Horticultura del Real Jardín Botánico, Mariano Sánchez, a pesar de ser conocido como pino Wollemi, el Wollemia nobilis pertenece en realidad a la familia de las Araucariaceae.

Con hojas perennes de color azulado y una corteza parecida a "cereales con chocolate", los árboles de esta especie pueden alcanzar los 40 metros de altura, aunque "a causa de unas condiciones climáticas diferentes", el de Madrid tendrá que conformarse con llegar a 20 ó 30 metros.

Pero no se trata del único "fósil viviente" del Botánico, desde hace años hay ejemplares de dos especies que hasta ser descubiertas en estado natural sólo se conocían por el registro fósil. Se trata de Metasequoia glyptostroboides, encontrada en 1947, y la más popular Gynkgo biloba, conocida ya en el siglo XVIII.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios