www.madridiario.es

El PSOE espera que las obras se reanuden en diciembre y concluyan en 2009

FFomento achaca el retraso de la obra de la A-2 a fallos en el proyecto del PP

miércoles 20 de junio de 2007, 00:00h
El Ministerio de Fomento explicó este miércoles a los vecinos de Barajas que la paralización durante 14 meses de las obras de conexión de la avenida de Logroño con la calle Alcalá por encima de la A-2 se debe a los fallos del proyecto, aprobado por el PP en 1996, que ha obligado a un aumento del presupuesto de más del 20 por ciento y, por ello, a nuevos controles de auditoría.
Durante un acto de informativo con los afectados de las obras organizado por el PSOE, el asesor del gabinete de la ministra de Fomento, Manuel Vilches, y la asesora del secretario de Estado, María José Rayo, de la mano de la concejala socialista en funciones de Barajas, Rosa León, explicaron también que, ahora que el Consejo de Obras Públicas ha emitido su informe y que se ha aprobado el nuevo proyecto técnico, sólo falta el informe del Consejo de Estado, por lo que esperan que las obras "se puedan retomar en diciembre de este año y que concluyan, aproximadamente, en el primer trimestre de 2009".

Vilches recordó a los vecinos que "el proyecto lo redactó el equipo del PP en 1996, y hasta el 2004, que salió a concurso y se adjudicó la obra, no se retomó". La concejala socialista en funciones por el distrito de Barajas, Rosa León, añadió que su partido no se adjudicará las culpas por "un proyecto que heredó del PP". "Nosotros lo hemos puesto en funcionamiento y, al ver que no estaba bien, paramos las obras para hacer las modificaciones necesarias, que es lo que estamos haciendo ahora", explicó.

Según explicaron, el proyecto, adjudicado en noviembre de 2004, quedó paralizado tras 17 meses debido a tres problemas que aconsejaron una modificación de la idea original. En primer lugar, se encontraron aguas subterráneas en la zona donde se deprimirá la A-2 para hacerla pasar por debajo de una nueva rotonda, que será la que una la avenida de Logroño y la calle Alcalá. "La glorieta quedará a nivel de calle y las autovía irá a unos 5 metros de profundidad durante aproximadamente 1,5 kilómetros", explicó Rayo.

La segunda de las modificaciones se debe al anuncio, en marzo de 2005, de un 'Plan para la Ejecución de Plataformas Reservadas para el Transporte Público'. "Las obras para reservar estas vías iban a condicionar la configuración de la autovía, y no parecía lógico hacer una obra para, en dos años, tener que rehacerla y adaptarla", explicó María José Rayo. Además, según informó fomento, las vías donde se ubicarán las plataformas de viajeros, con las que se pretende mejorar la conectividad entre la periferia y el centro y contrarrestar el uso del vehículo privado, "son los carriles que conectarán con la glorieta". 

"Con todos estos cambios se ha aumentado el presupuesto original en más del 20 por ciento, pasándose de 12 a 18 millones aproximadamente", concluyó Rayo, y añadió que "la Ley de Contratos del Estado establece un procedimiento muy complicado para estas modificaciones". "Aunque hay cambios en los planes muy a menudo, generalmente no superan el 20 por ciento; pero 4 millones más en un presupuesto de 12 representa casi un 30 por ciento, y de ahí el problema", puntualizó.

Manifestación de los vecinos
Este encuentro ha sido consecuencia de la convocatoria, por parte de muchas de las asociaciones de vecinos de Barajas, de una manifestación el próximo 23 de junio contra la falta de información y contra lo que "algunos creen que es odio del Gobierno a la región", puntualizó un vecino.

Aunque no está previsto que se vaya a desconvocar la manifestación, Rosa León, por su parte, aceptó el "capón" que los vecinos han dado al PSOE por no haber acudido antes al barrio a ofrecer una explicación, y aseguró haber "entendido el mensaje y asumido las culpas", a lo que añadió que lo demostrarán "con un cambio de comportamiento" como el mostrado hoy.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios