www.madridiario.es

Radiografía de Madrid III

En busca de la receta del empleo

viernes 21 de junio de 2013, 00:00h
Negocios familiares que cierran sus puertas acuciados por las deudas, jóvenes que emigran al extranjero en busca de un futuro, empresas que recurren a Expedientes de Regulación de Empleo para reducir sus pérdidas... Estas realidades muy distintas están asentadas sobre un denominador común que comparten ya uno de cada cuatro españoles: el desempleo.
Esta proporción no es, sin embargo, igual en todas las regiones. La tasa de paro de la Comunidad de Madrid se sitúa, según datos de la Encuesta de Población Activa, en el 20 por ciento, seis puntos por debajo de la media nacional, gracias a una estructura productiva que ha mostrado mayor resistencia ante la recesión económica.

La destrucción de puestos de trabajo se ha convertido desde el inicio de la crisis en 2008 en una constante en el panorama español y constituye actualmente el principal problema para más del 80 por ciento de los españoles, según datos del barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas. En la Comunidad de Madrid, el sector servicios, la base de la economía madrileña, ha sido el más perjudicado por el impacto de la crisis, ya que a él corresponden 418.000 de los más de 570.000 parados existentes en la región en febrero de 2013. En menor medida la destrucción de puestos de trabajo ha afectado a la construcción, que registra cerca de 77.000 parados; la industria, con más de 46.000 desempleados, y la agricultura, con más de 4.500.

A ellos se unen los más de 23.000 sin empleo anterior y es que las dificultades para conseguir trabajo se hacen especialmente patentes en el caso de determinados colectivos como el de los jóvenes menores de 25 años, en busca de su primera oportunidad laboral, y el de los trabajadores de más 45 años, que cada vez tropiezan con mayores trabas para ser contratados. Las estadísticas demuestran que también a las mujeres, una vez que abandonan el mercado laboral, les resulta mucho más costoso reanudar su actividad profesional. El 67,4 por ciento de aquellos que llevan parados más de cuatro años en la Comunidad de Madrid son de sexo femenino.

Acabar con este desempleo de larga duración representa, sin duda, uno de los grandes retos actuales de las diferentes administraciones públicas. En Madrid el 36 por ciento de los parados busca trabajo desde hace más de un año y el 16 por ciento supera los dos años en esa situación, una permanencia que prolongada en el tiempo conlleva la pérdida de prestaciones económicas básicas para poder hacer frente al día a día. Según datos correspondientes al mes de febrero de 2013, se calcula que hay más de 255.000 madrileños que ya no perciben ningún tipo de prestación económica.

Su distribución resulta muy desigual entre los municipios madrileños. El paro se ha acentuado en mayor medida en aquellas localidades que anteriormente contaban con elevadas tasas como Parla, Arganda del Rey, Fuenlabrada y Torrejón de Ardoz -todos ellos por encima del 24 por ciento - y se ha dejado sentir en menor medida en la ciudad de Madrid y en la zona oeste de la región -Las Rozas, Majadahonda y Pozuelo de Alarcón -.

Ante los escollos para encontrar un empleo, cada vez son más quienes que preparan las maletas para probar suerte fuera de nuestras fronteras. Una decisión que en 2012 tomaron 82.306 españoles, un 5,5 por ciento más que en el año anterior. De ellos, 11.410 procedían de la Comunidad de Madrid, una de las autonomías donde más ha crecido la emigración, un 6,1 por ciento con respecto a 2011. Con el recrudecimiento de la crisis desde verano de 2011, el perfil típico del emigrante de los primeros años del siglo XXI -el de un joven de entre 25 y 35 años, con estudios superiores y sin cargas familiares - se ha abierto a otros sectores que hasta ahora eran menos representativos como el de los trabajadores de menor cualificación o el de los mayores de 45 años, que se ven obligados a dejar el país para sustentar a su familia. La mayor parte de ellos opta por trasladarse a países europeos con menor incertidumbre económica como Alemania, Reino Unido o Francia, así como a países del este, como Polonia o República Checa, cuyo desarrollo está exigiendo abundante mano de obra cualificada procedente del exterior.

Esta situación no ha encontrado alivio con la aprobación en 2012 de la reforma laboral que, entre otras medidas, contemplaba la ampliación de las causas de despido objetivo y eliminaba ciertos trámites para la aprobación de los Expedientes de Regulación de Empleo. A finales de 2012, cuando todavía no se había cumplido un año de la aprobación del decreto ley, los ERES de suspensión o reducción de jornada habían registrado ya un aumento del 53 por ciento.

Pero la crisis también ha complicado la situación de aquellos que conservan su puesto de trabajo, ya que cada vez son más los empresarios que apuestan por un recorte de los salarios como una vía rápida con la que ganar competitividad. De esta forma, según datos de la oficina estadística comunitaria (Eurostat), España ha comenzado a liderar el ranking de países europeos donde más caen los sueldos de los empleados, con un descenso anual del 4,3 por ciento, frente al repunte del 1,4 por ciento que registra el conjunto de los veintisiete.

No hay recetas mágicas para resolver una realidad como la descrita. No obstante, desde las diferentes administraciones públicas se están impulsando planes e iniciativas de empleo que giran en torno a un mismo eje: el fomento del emprendimiento y del autoempleo. Con este espíritu surgió el nuevo Plan de Empleo de la Comunidad de Madrid, consistente en una decena de medidas dirigidas a potenciar la creación de puestos de trabajo y la reactivación económica de la región. Entre las medidas previstas, se contempla el alquiler de locales del Instituto Madrileño de la Vivienda (IVIMA) a un precio hasta ocho veces inferior al de mercado -1,15 euros por metro cuadrado en la capital y 0,89 céntimos en el resto de la región - para ofrecer a los emprendedores madrileños un espacio desde donde impulsar sus negocios. Esta iniciativa se suma a los viveros de empresa creados en los últimos años por el Ayuntamiento de la capital, a través de Madrid Emprende, en distritos como San Blas, Vicálvaro, Villaverde, Puente de Vallecas, Carabanchel, Moratalaz y Latina, que albergan ya a más de trescientas empresas.

Para canalizar la financiación precisa para estos proyectos, la Comunidad de Madrid, también en el marco del nuevo Plan de Empleo, ha suscrito un convenio con una entidad bancaria para facilitar la financiación de nuevas iniciativas empresariales a través de microcréditos de hasta 25.000 euros dirigidos a autónomos con una renta de hasta 60.000 euros y empresas con menos de 10 empleados y una facturación anual inferior a 500.000 euros. También a nivel regional se ha firmado un nuevo acuerdo con Avalmadrid -que en los últimos cuatro años ha financiado con 209 millones de euros a cerca de 1.300 pymes y autónomos - para seguir concediendo microcréditos a emprendedores. Vital en esa fase de captación de recursos resulta también el Fondo de Capital Semilla, un mecanismo público-privado creado por el Ayuntamiento de Madrid para promover la inversión reduciendo los riesgos que asumen los inversores privados y liberando parcialmente los recursos utilizados.

En los últimos meses la administración autonómica ha dado también luz verde a ayudas en forma de compensación de cuotas de la Seguridad Social para los emprendedores que contraten a desempleados o prorroguen contratos ya existentes. En este mismo sentido se prevé la concesión de hasta 1.000 euros anuales a las empresas por cada contrato indefinido a tiempo parcial que firme un mayor de 45 años, y 500 euros por cada nuevo contrato de prácticas que realice un jóven. Asimismo, el Ayuntamiento de Madrid ha decidido extender a 2013 la bonificación del 50 por ciento en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE).

Además, la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento de la capital y la Cámara de Comercio han unificado los cauces de información y asesoramiento sobre los trámites necesarios y ayudas existentes para los futuros emprendedores a través de la creación de una ventanilla única. Una iniciativa que próximamente se completará con la puesta en marcha de un servicio regional de asesoría y formación para emprendedores que ya tengan una empresa, con el fin de facilitarles la supervivencia y consolidación de estos negocios.

También desde el Ejecutivo nacional se han puesto en marcha iniciativas para la reactivación económica como la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven (2013-2016). En este marco se inscribe el real decreto de medidas de apoyo al emprendedor entre las que sobresale el establecimiento de una tarifa plana de 50 euros en la cotización a la Seguridad Social para los menores de 30 años durante los seis primeros meses de su actividad por cuenta propia o la posibilidad de compatibilizar el inicio de esta con la prestación por desempleo durante un periodo de nueve meses. El plan estatal de apoyo a emprendedores prevé también una serie de estímulos a la contratación como el denominado 'contrato generaciones', que establece una reducción del 100 por ciento de las cuotas empresariales a la Seguridad Social durante el primer año para los jóvenes autónomos que contraten a parados de larga duración mayores de 45 años, así como rebajas fiscales para nuevos autónomos y para las empresas que aquellos constituyan durante sus dos primeros años de su actividad.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.