www.madridiario.es

Madrid, por barrios/ 9

Pinar del Rey, un olvido con sangre real

Pinar del Rey, un olvido con sangre real

domingo 03 de junio de 2007, 00:00h
Los vecinos de Pinar del Rey se muestran orgullosos de que su barrio lleve el nombre de un parque 'con sangre real', y reconocen que en su zona se vive bien, cerca del centro pero lejos del ruido. Sin embargo, se quejan del olvido histórico que han sufrido durante años, traducido en la falta de equipamientos y en un Metro que, al final, sólo los ha rozado, además del cierre de algunos pequeños comercios.

* Galería fotográfica de Pinar del Rey
El Pinar del Rey es una zona privilegiada de la capital. Ha sido siempre un barrio obrero y humilde, pero ha llevado con orgullo el nombre de un parque por el que acostumbraban a pasear los monarcas, como Alfonso XII, y al que Franco se acercaba en ocasiones para cazar. También han olido el aroma de sus pinos muchos madrileños, que han acudido al Pinar del Rey a celebrar fiestas, almorzar en el campo o incluso contemplar una sesión de cine.

"Este parque tiene árboles de más de 200 años de antigüedad, y muchas aves, algunas de ellas de especies protegidas, como el petirrojo o el herrerillo, e incluso se han hecho aquí estudios de ornitología", explica orgullosa María Jesús Meneses, presidenta de la asociación de vecinos Pinar del Rey. Pero estas peculiaridades no han conseguido evitar que algunas personas se hayan fijado en la zona con fines especulativos.

Según los vecinos, en los últimos diez años, el pinar ha estado en peligro de desaparecer en dos ocasiones. La primera fue cuando hicieron la línea 8 del Metro, al proyectar hacer una subestación eléctrica y una salida de emergencia dentro del propio pinar, que ocuparía unos 900 metros cuadrados. "Los vecinos tuvimos que manifestarnos con los niños delante de las grúas hasta que se las llevaron", comenta María Luisa Padrino, que lleva toda su vida viviendo en el barrio. Después, salió un proyecto del Ayuntamiento para hacer un mirador de hormigón y pistas polideportivas arrancando todos los árboles.

Ambos proyectos quedaron aparcados por la oposición de los vecinos, que cada vez que han visto 'su' zona verde en peligro se han movilizado para mantenerla como está. Y es que muchos de ellos coinciden en que el Pinar del Rey, que da nombre al barrio, es lo mejor de la zona. "Es una zona tranquila, donde todavía se respira un poco de aire, y está cerca del centro pero sin las aglomeraciones del resto de la ciudad", cuenta Meneses.

Un Metro cerca, pero no en el barrio
Uno de los aspectos más negativos del barrio es el Metro, pues los vecinos afirman que lo han reivindicado desde hace más de 50 años, y al final han conseguido una estación cerca (la de Pinar del Rey), pero no en el mismo barrio, sino entre esta zona y Canillas. "En realidad, no está en Pinar del Rey, sino en la Gran Vía de Hortaleza", dice María Luisa Padrino, "mientras que lo lógico es que el Metro estuviera más en el centro del barrio, por la avenida de San Luis".

Otros vecinos señalan que en un principio estaba previsto que pasara por la zona la línea 4 de Metro, pero hubo un desfalco y problemas con viviendas en la colonia de Esperanza, para compensarlo les llevaron allí el Metro. En cuanto a autobuses, el que más problemas da es el 125, que va al Ramón y Cajal, el hospital al que tienen que acudir los vecinos de esta zona, porque lo utilizan muchos vecinos y tiene muy poca frecuencia. La línea 201 a Ventas, mientras, pasa cada 20 minutos -40 los fines de semana-, y no admite el abono de transportes.

La presidenta de la asociación vecinal, que reúne a 500 afiliados, explica que el Pinar del Rey "es el barrio más densamente poblado del distrito de Hortaleza, pero casi no tenemos equipamientos". "Hay un centro de mayores, que es un edificio muy pequeño cedido por el Canal de Isabel II, sin comedor ni otros servicios", mientras que "el centro de salud ni siquiera está en el barrio, y pertenece a todo el distrito de Hortaleza". Meneses señala que "tampoco hay polideportivo, escuelas infantiles públicas ni guarderías, y no tenemos centros de día ni residencias para ancianos". Estas carencias se agravan porque quedan pocos solares públicos para crear equipamientos.

Un barrio obrero
En cuanto a sus habitantes, en la zona hay "un poco de todo", según los vecinos, ya que es un barrio muy familiar, porque mucha gente de la que nació en este barrio se han quedado aquí y se han comprado casas aquí. Últimamente han llegado inmigrantes, porque la vivienda es todavía asequible en comparación con otras zonas de la capital. "Este barrio es muy tranquilo, es un barrio sencillo, obrero de toda la vida", dice Meneses. "Hasta hace unos 15 años incluso mantenía la esencia de 'Hortaleza', que viene de huertas". La mayoría de los edificios del bario tienen cinco pisos, y son viviendas antiguas sin ascensor, construidas a finales de los años 50 y principios de los 60.

Tiene bastantes tiendas, aunque como en otros lugares se están cerrando algunos. "Este barrio es bastante bueno para tener un comercio", dice Jesús Fernández, propietario de la Ferretería Muñoz, "porque viene bastante bien que la mayoría de los vecinos vivan aquí de toda la vida,  ya que casi todos nos conocen".  Además, "en estas zonas, todavía hay mucha gente que prefiere comprar en este tipo de comercios antes de ir a las grandes superficies". En cuanto a inseguridad "hay algunos robos, pero en general es un barrio más seguro que muchos otros en Madrid", cuenta Muñoz. "Pinar del Rey es un buen sitio para tener una tienda", concluye.

En general, los vecinos de la zona están orgullosos de vivir aquí, de haber paseado desde pequeños por un pinar con 'sangre real'. Pero se quejan del olvido que han sufrido durante años, traducido en la falta de equipamientos y en un Metro que, al final, sólo los ha rozado. "Nos hubiera gustado que hubiera habido una parada de Metro en el barrio de verdad, y no en las afueras, y nos gustaría que construyeran guarderías, un centro de mayores y un centro de salud", concluye la presidenta de la asociación vecinal.

MÁS REPORTAJES SOBRE BARRIOS MADRILEÑOS

    * Fuencarral quiere seguir siendo una isla
    * Orcasitas se organiza a pesar de la Administración
    * Valdebernardo, el barrio que quería ser modelo
    * Guindalera, la puerta de atrás de Salamanca
    * Ensanche de Vallecas, el barrio lento
    * Tetuán, de la periferia al centro
    * Las Tablas, un barrio a dos velocidades
    * Embajadores, entre el multiculturalismo y la infravivienda
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios