www.madridiario.es

El TS confirma 10 años de cárcel a la madre que maltrató a su bebé en 2009

jueves 03 de enero de 2013, 00:00h
El Tribunal Supremo (TS) ha confirmado los diez años de cárcel impuestos hace un año por la Audiencia Provincial de Madrid a la madre de un bebé de siete meses que llegó al Hospital 12 de Octubre en enero de 2009 con un cuadro severo de desnutrición y múltiples fracturas, entre ellas en el cráneo. Actualmente la niña arrastra secuelas.
En una sentencia, el Alto Tribunal desestima el recurso interpuesto por Esmeralda C.F. contra la sentencia que la condenó como responsable de un delito de lesiones, intento de homicidio y malos tratos, con la agravante de parentesco.

Los magistrados rechazan su petición de que se le aplique una atenuante analógica por alteración psíquica, ya que señalan que los informes analizados por la Audiencia "no acreditan que la acusada hubiera efectuado los hechos en un estado de perturbación psíquica que hubiera afectado de manera apreciable sus facultades de conocer y de querer, es decir, de saber lo que hacía y de hacer lo que quería".

En el juicio, la Fiscalía de Madrid solicitaba 22 años de prisión para los dos procesados, uno de ellos resultó absuelto, por maltratar de forma continua al bebé, de cuya desnutrición informó en enero de 2009 a los Servicios Sociales el Hospital 12 de Octubre tras ingresar con múltiples lesiones.

En la vista oral, su expareja confesó que la madre comenzó a descuidar a la niña cuando ésta tenía dos meses al asearla sólo una vez por semana o alimentarla a base de manzanilla cuando no tenía dinero para comprar leche.

Abandono de la pequeña
Los hechos se remontan a septiembre de 2008 cuando los procesados, uno de ellos ya absuelto, comienzan a desatender a la menor, fruto de otra relación, en el domicilio en el que convivían con unos familiares en la localidad madrileña de Parla.

Según la resolución, Esmeralda daba continuos golpes a la menor por todas las partes de su cuerpo, la zarandeaba y empujaba, hasta provocarle diferentes fracturas a diversos niveles.

Así, presentaba fractura de cúbito y radio del brazo izquierdo, fractura lineal de diáfasis femoral de la pierna izquierda, hemorragias en el ojo izquierdo, déficit neurológico secundario a traumatismo craneal, altas transaminasas y disminución de la agudeza visual.

Pese al tiempo transcurrido y la evolución favorable, la salud de la menor ha quedado seriamente afectada y las secuelas son: importante perjuicio estético, paraparesia de miembro superior derecho, paraparesia de miembro inferior derecho, retraso psicomotor, déficit de agudeza visual y artrosis postraumática.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios