www.madridiario.es
Un arma cargada de futuro

Un arma cargada de futuro

lunes 27 de agosto de 2012, 00:00h
Quiero, en primer lugar, felicitar a los compañeros del SAT y de las plataformas de parados de Extremadura por las acciones que han desarrollado en las últimas fechas y que esta felicitación sirva también de autoinculpación para la “autoridad” competente (si, yo estaba allí, no se me veía en la tele, pero estaba). En mi opinión estas acciones sitúan tres elementos de gran importancia en el escenario político.

En primer lugar señalan a los que roban de verdad. Cualquier persona que haya tenido noticia de las acciones se ha preguntado ¿qué son cinco carritos frente al continuo saqueo que sufre el país desde hace tantos años? Se pone, por lo tanto, encima de la mesa el verdadero robo, el atraco sistemático que ha supuesto la burbuja inmobiliaria, los rescates bancarios, los regalos fiscales a las rentas y patrimonios más altos, la corrupción, el fraude fiscal, la fuga de los grandes capitales nacionales e internacionales, etc. Para las élites el país ha sido un “gran Mercadona” del que han podido servirse a su antojo con la mayor de las impunidades.

En segundo lugar plantean un giro en el discurso sobre la crisis y lo centran en sus consecuencias humanas, reales y concretas. Bajo las grandes cifras macro o la montaña rusa de la prima de riesgo, encontramos un país avanzando hacia los 6 millones de parados, con más de un 20% de pobres y 1,5 millones de familias sin ningún ingreso. La depresión económica aparece como la catástrofe humana que es en un país sin futuro para varias generaciones.

Finalmente abren un debate sobre la necesidad de construir comunidad, de establecer redes de apoyo mutuo, al margen de un estado al que las élites han anulado como estado social. Si el estado ya no garantiza derechos, estos hay que construirlos desde la unidad y la solidaridad entre los de abajo, articulando las comunidades y construyendo elementos de poder popular que permitan paliar las consecuencias de la crisis a la vez que se construye una nueva hegemonía.

Este tipo de acciones, medidas de forma inteligente e imaginativa permiten avanzar hacia un nuevo escenario, subir las apuestas en una confrontación en la que los de abajo tenemos que ganar en capacidad de intimidación y de situar los debates en marcos más propicios. Se trata ahora de generalizar la desobediencia, de seguir avanzando hacia una fase “destituyente” de unas élites que han vaciado el país, han entregado su soberanía y han liquidando su democracia.

El miedo tiene que cambiar de bando, y nosotros (como los carritos) no tenemos nada que perder, más que las cadenas.

Jorge García Castaño
Concejal de IU en el Ayuntamiento de Madrid
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.