www.madridiario.es

Fingía ser antenista para colarse en las casas

jueves 07 de junio de 2012, 00:00h
La Guardia Civil ha detenido a un violento ladrón que se hacía pasar por antenista para colarse en las casas de Collado Villalba y robar en ellas. Hasta el momento se han localizado ocho víctimas, todas mujeres de avanzada edad.
La 'Operación Antena' tiene su origen cuando se reciben varias denuncias, en el Cuartel de la Guardia Civil de Collado Villalba, en las que todas las víctimas, mujeres de avanzada edad, manifiestan haber sufrido un robo en sus domicilios de similares características.

El 'modus operandi' consistía en personarse en domicilios vestido con un traje de trabajo y haciéndose pasar por antenista, ofreciendo una mejora en la calidad de señal de los canales de televisión que tenían.

Cuando las víctimas permitían que entrara en el domicilio empleaba una gran violencia contra ellas y aprovechaba para robarles joyas, dinero, y pequeños electrodomésticos. En el caso de que no le permitieran el acceso trataba de engatusarlas hasta que en un momento dado consiguía acceder a la vivienda y, empleando gran violencia, se hacía con el botín.

La última de las víctimas fue una mujer de 67 años de edad, contra la que empleó una exagerada violencia, golpeándola en la cara, brazos y pecho, tirándola al suelo para, una vez envuelta con sábanas,  colocarle  un colchón encima para inmovilizarla. La misma requirió hospitalización por las lesiones sufridas.

Tras las gestiones oportunas, los investigadores logran la identificación del autor de los hechos, procediendo a la detención del mismo y a la entrada y registro en su domicilio, hallando en él un desactivador de alarmas, diversas prendas de vestir con sus etiquetas, 1469 euros en metálico, gran cantidad de joyas y una escopeta que consta como sustraída a un furgón de reparto.

El encartado es L.R.D., madrileño de 24 años de edad y con numerosos antecedentes, entre los que destacan varias estafas como el conocido 'timo de la estampita' o el 'tocomocho'. Al mismo se le imputan seis delitos de hurto, dos robos con violencia e intimidación, un delito de receptación y un delito de tenencia ilícita de armas.

La cuantía del dinero estafado asciende a 5.500 euros en metálico  y se estima que el valor de los objetos sustraídos (joyas, abrigos, electrodomésticos) supere los 20.000 euros. Las joyas y las prendas de vestir ya han sido reintegradas a sus legítimos propietarios y el detenido ha ingresado en prisión tras decretarlo así la Autoridad Judicial competente.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios