www.madridiario.es
Una sentencia obliga al jefe superior a parar el nombramiento de cargos de su confianza

Una sentencia obliga al jefe superior a parar el nombramiento de cargos de su confianza

jueves 02 de febrero de 2012, 00:00h
Una sentencia del TSJ de Madrid, avalada por el Tribunal Supremo, obliga al nuevo jefe superior de Policía a parar el nombramiento de varios mandos de su confianza y a pedir disculpas a los comisarios a los que ya se había notificado su relevo. El recién designado responsable policial, Alfonso José Fernández Díez, había comunicado ya a 14 mandos que iban a ser relevados por un equipo de su confianza pero una sentencia en 2009 por el TSJM, y ratificada en 2010 por el Supremo, le impide llevar a cabo esa reforma.
Parece que el nuevo jefe superior de Policía de Madrid no ha entrado con buen pie. Apenas dos semanas después de tomar posesión de su puesto, Alfonso José Fernández Díez ha tenido que rectificar los nombramientos que pensaba introducir en las altas esferas de la Jefatura Superior de Madrid. El problema es que la rectificación se produce después de haber comunicado esos cambios a los comisarios cesados y a los que, supuestamente, les iban a sustituir, algo que ha enrarecido el ambiente de una siempre complicada jefatura superior.

El truncado proceso de reorganización se inició hace unos días, cuando el nuevo jefe superior se reunió uno a uno con varios mandos -un total de 14, según fuentes policiales- para comunicarles que iban a ser relevados. En algunos casos, según fuentes del cuerpo, el jefe superior justificó esos relevos porque consideraba que los mandos no tenían un perfil adecuado a sus puestos. En otras ocasiones, directamente, explicó que no contaban con su confianza o que no le gustaba su forma de trabajar.

Las decisiones de Fernández Díez hubiesen sido válidas si se aplicase el Catálogo de Puestos de Trabajo aprobado por el anterior ejecutivo en diciembre del año 2007, que ampliaba el número de puestos de trabajo que se podían cubrir por libre designación. En concreto, estos pasaban de 5.313 a 6.650 al incluir a todos aquellos de la Escala Superior (en la que se incluyen los Comisarios y Comisarios Principales).

Pero este Catálogo de Puestos de Trabajo fue recurrido por el Sindicato Profesional de Policía y por el Sindicato Unificado de Policía, que denunciaban que el nuevo texto suponía una politización encubierta del cuerpo. En noviembre de 2009, la Sección Tercera de la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJ de Madrid dio la razón a los sindicatos policiales. Casi un año después -en septiembre de 2010-, el Supremo rechazaba el recurso del Ministerio de Interior y daba la puntilla a la modificación del Catálogo de Puestos de Trabajo.

Ahora, además, estas dos decisiones judiciales han obligado al jefe superior de Policía de Madrid a rectificar sobre la marcha. El pasado viernes -y después de haberles comunicado su cese- Fernández Díez envió un correo electrónico a los mandos afectados para anunciar que los cambios quedaban en suspenso y para pedir perdón. "Siento profundamente los quebrantos que mi proceder, originado ignorantemente, hayan podido ocasionarte en tus expectativas personales y profesionales", señala el mail del jefe superior.

La rectificación ha sido bien acogida, aunque el episodio también ha generado recelo y desconfianza dentro del cuerpo. "Todos los jefes superiores han hecho sus cambios -recuerdan desde la Unión Federal de Policía-, pero hay que seguir criterios operativos y no de confianza personal. Además, se ha hecho de forma muy precipitada y no se ha dado tiempo para ver cómo funcionaba la gente a la que se iba a relevar".

En la misma línea, un portavoz del Sindicato Unificado de Policía ha insistido en que los cambios "tenían que haber esperado". "Hay que dar un margen de confianza a comisarios que llevan años demostrando su valía y, sobre todo, hay que cumplir la legalidad". "Los compañeros afectados están en una situación moral y profesional muy delicada -lamentan desde la UFP-. Y eso no es bueno para los ciudadanos ni para la imagen del cuerpo".

Uno de los sindicatos que recurrieron el Catálogo de Puestos de Trabajo, el Sindicato Profesional de Policía, ha insistido en que las designaciones deben hacerse "con criterios profesionales", aunque ha recordado que esta situación se produce "porque el anterior gobierno se negó a aplicar las sentencias del TSJ de Madrid y del Supremo". "En el próximo Catálogo, que se publicará en breve, se tiene que aplicar esta sentencia -recuerda su portavoz, Isidoro Zamorano-. Cuando salga el próximo Catálogo sabremos qué puestos son de libre designación y cuáles se cubren por el concurso general de méritos y el jefe podrá decidir a quién puede cambiar".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios