www.madridiario.es

Madrid es la única comunidad que cuenta con un programa público de atención a homosexuales víctimas de maltrato doméstico

Violencia sin género

Violencia sin género

Por Lucía de la Fuente
lunes 09 de enero de 2012, 00:00h
Ana vivió cuatro años entre palizas. Puñetazos y patadas, amenazas, insultos. Su ex pareja, culpable de los hechos, “sabía artes marciales”. Ana fue durante cuatro años una mujer maltratada. No pudo, sin embargo, acogerse a los derechos de asistencia social integral para estas víctimas que contempla la ley. ¿El motivo? Los golpes venían de otra mujer.
“Me maltrataron de una forma totalmente aberrante. Estuve varias veces en el hospital. Mi pareja era mucho más corpulenta que yo. Me encontraba totalmente indefensa ante las palizas que recibía. Lo que más me unía a ella era el miedo que sentía de que le pudiera hacer algo a mi familia, a mí me amenazaba con eso constantemente, a mi padre incluso le destrozó el coche por completo”. Así cuenta Ana (nombre ficticio), de 47 años, un capítulo muy negro de la historia de su vida.

Ana es una mujer. Lesbiana. Y maltratada. Sin embargo, la ley contra la violencia de género no le ampara pues esta, como su propio nombre indica, hace referencia exclusivamente a la violencia que el género tradicionalmente dominante —el masculino— ejerce sobre el dominado —el femenino—. Desde el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad lo confirman: “No hay ningún servicio actualmente que se encargue de este tema”. “La ley solo actúa cuando la violencia es de un hombre sobre una mujer”, agregan —esta ley tampoco interviene si es el hombre el maltratado— .

Uno de los problemas para plantear soluciones es que no se sabe a ciencia cierta a cuántas personas afecta esta situación. En el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, organismo encargado de recopilar y analizar datos sobre situaciones de maltrato, dicen que no tienen cuantificados cuántos casos de violencia entre homosexuales hay. Así, y aún sin estadísticas oficiales, especialistas en el tema aseguran que “se sabe” que hay “muchos” casos. “Aunque se empieza a hablar de ella ahora, esta violencia ha existido siempre”, indica Manuel Ródenas, abogado y coordinador del Servicio de Atención a Homosexuales de la Comunidad de Madrid.

Hace pocas semanas precisamente se conoció que un bombero de la Comunidad había matado supuestamente a su novio en el barrio de Chueca y después se había suicidado tirándose por el viaducto de la calle de Segovia vestido de mujer. Y en verano un hombre abatió a tiros a otro con el que había mantenido una relación amorosa en un gimnasio del distrito de Chamartín.

Vacío legal
Ambos sucesos terminaron en tragedia. Para evitarlo, Ródenas considera que es imprescindible que a las víctimas “se las proteja legalmente porque están desamparadas y necesitan la misma atención social que cualquier otra persona en la misma situación”. Este vacío legal provoca que, en la práctica, el maltrato entre parejas homosexuales se aborde judicialmente como una agresión más. “Como si fuese una agresión entre dos desconocidos que se encuentran en la calle, lo que no responde a la realidad pues a lo mejor hay una vivienda en común o a lo mejor se han producido otros delitos conexos que al final se juzgan por separado”, explica el abogado. “La gente se pierde con tanto juicio, debería abordarse de una manera integral”, añade.

Pese a lo engorroso del asunto, lo que sí se recomienda en cualquier caso es denunciar. “Yo me arrepiento de no haber denunciado antes, solo lo hice después de que una noche se presentara en mi casa e intentara entrar por la fuerza. Tuve que llamar a la Policía porque tenía miedo y al final ella acabó agrediendo a dos agentes. Solo la condenaron a pagar 123 euros por el arreglo de la cerradura, ni si quiera me concedieron una orden de alojamiento”, recuerda Ana.

El Servicio de Atención a Homosexuales y Transexuales de la Comunidad de Madrid, dependiente de la Consejería de Asuntos Sociales, es el único organismo público de España que desde 2002 presta atención a víctimas de violencia entre parejas del mismo sexo. Allí se ofrece atención social, jurídica y psicológica. El centro cumple dos objetivos: “Por un lado dar atención a las personas que tengan problemas y necesidades relacionadas con su orientación sexual y por otro contribuir a su integración en la sociedad”, explica Ródenas.

Además, organiza exposiciones de vez en cuando para sensibilizar a la sociedad sobre diversas cuestiones de discriminación que afectan al colectivo de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales. La última, del pintor gay Pere Carretero, hace referencia precisamente a la violencia entre parejas del mismo sexo. Los cuadros de Carretero muestran situaciones violentas —además de problemas derivados de su orientación sexual— que han sido vividas por el propio artista.

El Servicio de Información y Atención a Homosexuales y Transexuales de la Comunidad de Madrid (Alcalá, 22) dispone de un teléfono de información -900.720.569-. El horario de atención es de 9.00 a 21.00 horas de forma ininterrumpida.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios