www.madridiario.es
Vertebración sobre raíles

Vertebración sobre raíles

Por Juan de Dios Doval
lunes 10 de octubre de 2011, 00:00h
Ya ni nos acordamos de los tiempos en que la palabra era ajena al discurso político. Pero detrás del término “vertebración” hay mucho más que un mantra usado por el prócer de turno para poner en valor el dispendio hecho en una infraestructura (al menos, cuando había dinero para semejantes aventuras), no digamos ya para convertirlo en mascarón de proa hacia la reelección. La palabra es inocente del uso, o del abuso, que se le ha dado desde algunas tribunas.

Porque se trata de un sustantivo esencialmente bello por lo que implica. Vertebrar es permitir que un joven no deba renunciar a estudiar en la universidad de su elección a pesar de que ésta se encuentre a distancias propias de un salto interprovincial, y de que sus padres no puedan permitirse un coche o un colegio mayor.

Vertebrar es posibilitar que los kilómetros de lejanía no arruinen una oferta de trabajo, un traslado de la sede de la empresa o una promoción. Vertebrar es salvar de la despoblación o de la renovación generacional esos pequeños municipios demasiado alejados por carretera de la gran metrópoli como para jugar el papel de ciudades dormitorio. Vertebrar es empaquetar los seculares sambenitos sobre norte y sur y facturarlos en un viaje de ida sin vuelta al cementerio de los tópicos desfasados.

Por eso, vertebrar, Cercanías, eres tú. Es más, puestos a comparar tu red con algún elemento esencial para el funcionamiento de un organismo, más que la columna vertebral, yo me atrevería a proponer el sistema nervioso: porque millones de los impulsos necesarios para poner ese cuerpo llamado Comunidad de Madrid en marcha y en boga se mueven día a día sobre raíles.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios