www.madridiario.es
La Guerra Civil se cuela en la Guía del Peregrino

La Guerra Civil se cuela en la Guía del Peregrino

Por Enrique Villalba
jueves 25 de agosto de 2011, 00:00h
El Arzobispado de Madrid incluye en la Guía del Peregrino de la Jornada Mundial de la Juventud alusiones a los mártires católicos de la República y "los años treinta del siglo pasado", considerando que fue "la persecución religiosa más sangrienta que se conoce en la historia del cristianismo". El Foro de la Memoria critica el victimismo y la parcialidad. Asegura que los asesinatos de religiosos fueron, en su mayoría, por criterios políticos.

"Durante los años treinta del siglo pasado la Iglesia padeció en España la persecución religiosa más sangrienta que se conoce en la historia del cristianismo, con casi siete mil mártires: obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y numerosos laicos. Medio millar ya han sido beatificados. Entre ellos se cuenta Ceferino Giménez Malla, el primer beato de etnia gitana". Esta es la descripción sobre la etapa que coincidió con la Segunda República y la Guerra Civil que figura en la Guía del Peregrino de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

El pasaje de la Guía que comenta la situación en la Guerra CivilEl texto, editado por el Arzobispado de Madrid, prologado por Antonio María Rouco Varela y elaborado por la organización de la visita del papa, va en consonancia con la actitud que ha mantenido tradicionalmente la Iglesia católica acerca del conflicto bélico. El concepto de "martirio" ya se usó para referirse al sufrimiento de los católicos durante la Segunda República y la Guerra Civil en una carta que suscribieron la mayoría de los obispos españoles. Posteriormente, esta tesis fue secundada por Juan Pablo II, que comenzó a beatificar a los fallecidos en los años ochenta. Actualmente, son 471 los beatos de la contienda. La mayoría, del bando nacional.

Según una portavoz de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) la Iglesia, desde sus orígenes, siempre ha celebrado a los mártires, personas que han muerto por su fe en Cristo y su fidelidad a su mensaje, incluso hoy día. "Por eso, proclamar mártires significa celebrar que un cristiano ha sido fiel hasta el final, y no tiene ninguna connotación negativa hacia quien causó esa muerte".

Con motivo de la visita del Pontífice, se han editado cientos de miles de ejemplares de esta obra, que ha sido entregada dentro de la mochila a todos los peregrinos que han venido a la capital. La Guía del Peregrino se ha distribuido, además, a través de otros canales, como quioscos u oficinas de turismo, durante los días que ha durado el evento.

La Federación Estatal de Foros de la Memoria plantea la situación desde el punto de vista político y no religioso. José María Pedreño, presidente de la organización, aseguró a este periódico digital que "la persecución se produjo por cuestiones políticas. Por estas razones lo hicieron en el bando republicano y lo hizo Franco con los curas vascos y los sacerdotes obreros". Y concluye: "La Iglesia establece un juicio victimista y parcial. Juega a beatificar a los mártires de la Cruzada y luego se opone o se niega a que se trabaje en la investigación de la memoria histórica".

El 9 de noviembre
Por otro lado, la Guía del Peregrino también establece un paralelismo entre la leyenda del milagro del descubrimiento de la Virgen de la Almudena, patrona de la capital, y la caída del comunismo. "El 9 de noviembre de 1805, bajo el reinado de Alfonso VI, el pueblo de Madrid se reencontró con la imagen de la Virgen María que, para protegerla, había sido escondida en la oquedad de un muro que se derrumbó al paso de una procesión. ¡Qué coincidencias! También el 9 de noviembre de 1989 'cayó' el muro de Berlín", reza el texto. La JMJ explica que el texto no tiene más intención que el de manifestar la coincidencia de fechas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios