www.madridiario.es
¡Benedicto y sus muchachos!

¡Benedicto y sus muchachos!

Por Mara Colás Amor
miércoles 24 de agosto de 2011, 00:00h
Hacía mucho tiempo que no respiraba un aire tan emocionado y contagioso, un ambiente tan multicolor, multirracial, multicultural y todo ello salpicado siempre de sonrisas, y por qué no decirlo, bondad y muy buen rollo en las calles de mi ciudad.

Acostumbrados a solo ver mareas humanas maleducadas, sucias y déspotas con todo y todos quienes no piensan como ellos; acostumbrados a una permanente falta de aprecio y respeto por todo lo ajeno, cuando se produce un evento en el que se reagrupan miles de personas. Esta reciente visita del Papa Benedicto y sus muchachos, han demostrado que se puede estar, se puede convivir, se puede visitar, se puede profesar una fe, se puede rezar o cantar sin perder un ápice de compostura, respeto, civismo, urbanidad y educación.

Me han sorprendido tan gratamente que les echaré de menos algún tiempo. Añoraré esas cafeterías, esos laterales de cualquier avenida, esquinas y parques llenos de gente sonriente, esos actos multitudinarios sin basuras a toneladas por los suelos, esas aceras llenas de color donde quiera que estuvieras en Madrid. ¡Que la fe mueve montañas es algo que todos hemos podido constatar estos días, y más que montañas mueve corazones y personas!

La visita de Benedicto  XVI y sus estupendos muchachos nos ha demostrado de manera rotunda que Madrid SÍ PUEDE; puede con cualquier evento por muy complicado que parezca.

Todo durante estos días pasados ha funcionado con perfección extraordinaria. Las convocatorias han tenido un éxito en organización policial, en servicios sanitarios, plazas hoteleras, en perfecta organización municipal.

Por eso desde estas líneas de Madridiario mi felicitación a los unos por ser un ejemplo de lo que podría ser un futuro donde las diferencias de raza o condición  no separan, sino que unen, y el otro porque Madrid ha pasado con sobresaliente esta prueba de fuego de lo que es una gran ciudad capaz de asumir cualquier reto que se le presente.

A ver si otros que gritan mucho y enseñan poco han tomado nota del ejemplo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios