www.madridiario.es

Tejela apunta pero no dispara en una tarde plúmbea

Por Emilio Martínez / DC
miércoles 08 de junio de 2011, 00:00h
La tarde fue casi insufrible. Pero tuvo su punto álgido en el milagro de un toro bravo y un torero con clase haciéndole frente con clasicismo y belleza: Matías Tejela. Pero el madrileño marró a espadas con dos horrorosos bajonazos y perdiño el trofeo que teníoa casi en el esportón. Del resto, con un encierro parigual en catadura de bueyes, nada queda en el recuerdo.
Cuatro toros de LOS BAYONES (dos, 2º y 6º, devueltos por inválidos), escasos de trapío, descastados -excepto el bravo 3º-, noblotes y muy flojos. Un sobrero, 5º, de HERMANOS FRAILE MAZAS, y otro, 6º, de VALDEFRESNO, tan descastados y flojos como el resto. RAFAELILLO: silencio tras aviso; silencio. DIEGO URDIALES: silencio tras aviso; silencio. MATÍAS TEJELA: ovación tras aviso; silencio. Plaza de Las Venras, 7 de junio, 1ª de la Feria del Aniversario. Dos tercios de entrada.

Uno de los coletudos con más clase de los que andan por la segunda división, eternamente con aspiraciones a subirse a las barbas de los mandamases, tuvo la suerte de que le correspondiera el milagro de un bicorne bravo y boyante. Ese torero se lució con percal y flámula, pero a la hora de la verdad largó dos de los espadazos más horrendos que se hayan visto e mucho tiempo y se diluyó el triunfo que tanta falta le hace. Pongamos que se habla/escribe de Matías Tejela.

Con su carácter indolente y frío, como en tantas ocasiones su toreo, el madrileño intentó este martes volver a coger el tren. Recibió a ese tercer burel con perfectas verónicas ganando terreno, 'quitó' por bellas chicuelinas  e incluso se adornó con dos airoso recortes para llevar al bicho al caballo, donde éste, 'Garlitero', peleó con brava galanura.

Parecía que iba a haber triunfo sonado, porque con la pañosa Tejela se lució con varias series de redondos templados y reunidos, bajando la mano, sometiendo mucho a su enemigo y con tanto empaque o más que el de Manzanares. A veces incluso con cierro desmayo, los remató ora con monumentales pases de pecho ora con garbosas trincherillas.

Desafueros con la espada
Y con la izquierda, ya con el toro en peores condiciones por sus ajustadas fuerzas, logró Tejela brillar en dos serie de profundidad oceánica, con tanta largura como los del rey del natural, El Cid. Mas Tejela quiso alargar la faena cuando ya 'Garlitero' no se empleaba y él perdió algo de pureza en la colocación y el cite.. No obstante tenía ganada una oreja de mucho peso, cuando cometió los desafueros a la hora de despenarlo, con dos metisacas infamantemente bajos y una fea estocada desprendida. Y, una vez más, Tejela apuntó pero no disparó.

Para el resto del festejo, con unos bueyes que a pesar de tener tres distintas divisas del campo charro empataron en su ausencia de sangre brava y de fuerzas, es mejor pasar de puntillas. Porque es que mirando las notas resulta que, como dijo Rajoy en reciente frase ya muy popular -en sus dos aspectos-, "me passsa una cosssa notable". No es que este cronista no entienda su letra, quia... ¡Es que no hay apuntado casi nada!

Porque Rafaelillo y Diego Urdiales, que también buscaban un triunfo redentor, navegaron cual segadores sin cosecha en imposibles intentos con aquellos bueyes de carreta, a los que les buscaron las vueltas y las revueltas también para casi nada, y logrando tan sólo ponerse pesados y marchándose de vacío.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios