www.madridiario.es

Abrieron a los medios el espacio okupado

El Patio estabilizará los edificios 'okupados' en Malasaña

El Patio estabilizará los edificios 'okupados' en Malasaña

Por MDO/E.P.
jueves 13 de enero de 2011, 00:00h
Miembros del Patio Maravillas van a iniciar un proceso para rehabilitar los edificios 'okupados' el pasado 5 de enero en Malasaña, clausurarán espacios no seguros, reconducirán la canalización de pluviales y estabilizarán los edificios.
Así lo ha indicado Javier, un arquitecto que trabaja para causas sociales, durante la apertura de estos edificios a los medios de comunicación este jueves. El objetivo es evitar que estos inmuebles se pudran. Tras adquirirlos el Ayuntamiento, sus técnicos los apuntalaron para evitar su derrumbe y pusieron varios plásticos en los tejados para evitar las filtraciones.

"La okupación tiene el sentido político de que no se venda un inmueble municipal porque es patrimonio público. Si alguien lo hubiese comprado lo primero que harían es inducir a la ruina abriendo los techos para que entre agua y se pudra. Ya entonces podrían tirarlo. Es un procedimiento que está deshaciendo el patrimonio de toda la ciudad", ha indicado.

Según ha explicado el arquitecto, las empresas especuladoras pretenden demoler este tipo de edificios antiguos para optimizar la edificabilidad, contruir garajes en los subsuelos, socavarlos, destruir los restos arquitectónicos, demoler el interior y sólo conservar la fachada. "Son 2.200 metros cuadrados los dos edificios, pero a ninguna empresa le sale rentable rehabilitarlos a 6.000 euros el metro cuadrado. Quieren los sótanos para venderlos más caros", ha agregado.

Los miembros del centro autogestionado han señalado que los orígenes del edificio de Corredera Alta de San Pablo parten del siglo XVII, cuando posiblemente fue sede de una orden hospitalaria, tal y como apunta la cruz de malta que han encontrado en la entrada. "Era un centro social, a diferencia del de la calle Barco, que eran viviendas. Este edificio tiene un valor bastante grande, con un patio castellano y suelos de granito y empedrado. Allí se ven trazas en la edificación y entraban las bestias. Quedan pocos edificios que ya puedas ver como el Madrid de hace tres siglos", ha indicado.

Por otra parte, Charly, otro de los miembros del Patio, ha señalado que hasta el momento han mantenido reuniones con el concejal de distrito Centro, Enrique Núñez, "que estaba de acuerdo con el destino para equipamientos y apoyaría la cesión por parte de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS)", propietaria de los edificios.

También ha anunciado que han tenido un encuentro con IU, "que han dicho que quieren evitar que estos edificios pasen a manos privadas". "Estamos deseando hablar con el Ayuntamiento y estamos abiertos a sentarnos en cualquier lugar, democratizar el espacio y que nos escuchen", ha añadido.

Por el momento, Polo, otro de los representantes del Patio Maravillas, ha indicado que la sede de su colectivo seguirá en el número 21 de la calle Pez y que los nuevos edificios 'okupados' de Malasaña servirán para realizar "una campaña contra el expolio de lo común e investigar qué es lo que pasa con lo público". 


Historia "de un expolio"

En diciembre de 1991 el Ayuntamiento de Madrid a través de la EMVS formalizó la compra de estos edificios para compensar el déficit histórico de equipamientos públicos y dotaciones sociales en el centro de Madrid. Según ha indicado el Patio, en los años siguientes la EMVS inicia la expulsión de los inquilinos y los locales que tiene actividad comercial, incluido el bar 'La Pepita', lugar de referencia de la historia reciente del barrio.

Como consecuencia de un proceso de negociación con diferentes asociaciones y actores del barrio en el año 2003 se llega a un principio de acuerdo que culmina con la realización de un proyecto de ejecución de centro social, guardería infantil y seis viviendas tuteladas en Corredera Baja de San Pablo 20 y Barco 39.

"Gallardón, otra vez para frenar el malestar social, lanza la promesa de crear 40.000 viviendas sociales, volviendo a utilizar el patrimonio público de la ciudad con fines propagandísticos y electorales. En el ejercicio político del 2008 se programa una partida de 1,5 millones de euros para la rehabilitación y ejecución del proyecto de 19 viviendas de carácter social y cinco locales. Pero las obras nunca empiezan y las viviendas sociales quedan en promesa electoral", han señalado.

En 2009 se inicia la venta al mercado de los edificios. Los dos inmuebles, junto a otros que estaban destinados a usos dotacionales entran en dos concursos, 2009 y 2010, donde se subastan los edificios por 5 millones de euros, quedando ambos concursos desiertos. "Actualmente y ante la urgencia del Ayuntamiento de conseguir dinero, los edificios serán vendidos sin concurso y a precio de saldo al primer comprador que aparezca", agregaron los miembros de este colectivo.

En todo este proceso estiman que el Consistorio ha gastado más de un millón de euros en los edificios. "Corredera Baja de San Pablo, 20 y Barco, 39 ejemplifica en un caso concreto la secuencia paso a paso del expolio de lo público en la ciudad de Madrid ejecutado por los gestores del Ayuntamiento. Y evidencia el modelo de ciudad 'marca' que nos llevan imponiendo desde hace ya tanto tiempo que cuesta recordar otro Madrid", han concluido.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios