www.madridiario.es
Sabrosura cubana en el corazón de Madrid

Sabrosura cubana en el corazón de Madrid

Por Celia G. Naranjo
jueves 06 de enero de 2011, 00:00h
El espíritu cubano sigue vivo en Madrid. Decenas de personas acuden cada jueves al restaurante 'Cuando salí de Cuba' para bailar al son de Los D'Orlando que, después de llevar su arte por más de veinte países, sigue llenando de sabrosura las noches de Madrid.
En la calle de la Ternera, la noche de Madrid sabe a mojito y suena a guaguancó, a bolero y a salsa cubana. Allí, un pequeño restaurante no solo alimenta el recuerdo de los que dejaron el Caribe para venir a la Península. También, y sobre todo, sirve de puerta grande de entrada a uno de los países más visitados por los madrileños.

Orlando Alonso y Silvio Alfonso ponen cada jueves banda sonora a este 'viaje' transoceánico. Los tres son miembros de Los D'Orlando de Cuba, una agrupación que se gestó en 1992 en Ciego de Ávila y que lleva casi veinte años llevando la música cubana por todo el mundo: desde Argelia hasta Suecia, pasando por Colombia —donde se quedaron un año y medio y vendieron miles de discos— , el Líbano, Haití o Alemania.

En todo este tiempo, el grupo, al que se suman Alfredo Ajete y Miguel Daniel Mundy, fue ampliando su repertorio e imprimiendo un estilo propio a los temas populares y tradicionales cubanos. "Es un estilo muy cadencioso, muy pegajoso", dice Alfonso. "Quiera o no, todo el público termina bailando con nosotros", añade Alonso, que acostumbra a obsequiar a los asistentes con improvisaciones en cada actuación. "Se trata crear un ambiente festivo. La diversión está garantizada", asegura.

Los años dorados
En 1999, Los D'Orlando llegaron a Madrid ilusionados por un proyecto muy prometedor: la Comercial Cubana. Y vaya si tuvieron éxito: "Vinimos con un contrato de cinco años y nos quedamos siete", apunta Alonso. Eran los años dorados de la salsa y el paseo de La Habana hacía más honor a su nombre que nunca.

Por allí desfilaban músicos y bailarines, trabajadores y empresarios, españoles y extranjeros, parejas y grupos de amigos, para bailar con los sones cubanos hasta el amanecer. Alonso incluso recuerda como el príncipe Felipe, muy aficionado a estos ritmos, frecuentaba el local con sus allegados.

Aún hoy, doce años después, el proyecto de la Comercial es algo más que un recuerdo. El sabor cubano, y con él Los D'Orlando, se ha dispersado por muchos rincones de Madrid. La ciudad se ha convertido ya en la 'base de operaciones' del grupo, a la que siempre vuelven después de sus viajes por España y por el extranjero.

Este mes de enero no va a ser una excepción: van a representar a Cuba en Fitur los días 22 y 23 de enero —días en que la feria está abierta al público general— y a actuar por varias comunidades autónomas (puede consultar avisos de actuaciones en su muro de Facebook), donde seguirán demostrando que el son cubano no entiende de idiomas ni de fronteras, y aún continúa muy vivo en la noche de Madrid.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios