www.madridiario.es
El Real Madrid sufre para vencer a la Real Sociedad en Anoeta

El Real Madrid sufre para vencer a la Real Sociedad en Anoeta

domingo 19 de septiembre de 2010, 00:00h
El Real Madrid tuvo que sufrir en exceso para doblegar a la Real Sociedad (1-2) gracias a los goles en la segunda mitad de Ángel di María y un desesperante Cristiano Ronaldo, que por fin se estrenó en el Campeonato Nacional de Liga. El encuentro, correspondiente a la tercera jornada del campeonato de Liga, evidenció la indiscutible fase de formación que atraviesan los blancos.
El conjunto de José Mourinho es todavía un equipo verde, a medio hacer. Algo lógico por otra parte, pero necesitado de los chispazos de sus jugadores de peso. Cristiano Ronaldo ejerció de egoísta a más no poder. El luso, en otro ejercicio de autopromoción de su ego, desesperó a sus compañeros abusando del balón de forma constante.

Y es que los errores merengues saltaron a la luz porque la Real lo puso difícil. El equipo de Martín Lasarte no fue el Ajax, ni tan siquiera Osasuna. Los 'txuri-urdines' fueron valientes desde su planteamiento, guiados por la excelente calidad de Xabi Prieto, el más técnico de cuantos jugadores vestían de blanquiazul.

Los vascos adolecieron también de fe. La posibilidad de ganar al Real Madrid contiene un componente psicológico cuando acabas de subir de Segunda y los de San Sebastián no lo supieron manejar. A esto se sumó la pegada y la inmortal suerte merengue, que con lo justo volvió a tomar la iniciativa en el marcador.

Era el minuto 75 y Cristiano por fin sonreía. El resto del equipo acudía a abrazar al 'megacrack', acostumbrado a los elogios de cuantos le rodean. El luso, que marcó de falta, se ayudó en la espalda de Pepe, que desvió la trayectoria del esférico para batir al chileno Claudio Bravo.

Di María abre el camino
Antes, el partido había adquirido distintos matices desde que Di María inaugurase el marcador con un tanto bestial. El ex del Benfica recibió en el costado izquierdo y acortó el recorrido con un zarpazo de su pierna derecha. El Madrid vencía nada más comenzar la segunda mitad y apenas había desplegado argumentos sobre Anoeta.

Sólo 10 minutos después, Raúl Tamudo, el incansable goleador catalán, ponía el empate en el marcador con un remate con su rodilla izquierda tras una falta botada por Griezmann que murió en la misma línea de gol. El 1-1 no inquietó al cuadro merengue, que se había olvidado por completo de la existencia del medio del campo.

En los instantes finales salieron Benzema, Granero y Lass para dar algo más de empaque al equipo. El Real Madrid perdió su identidad pese a que pudo ampliar su cuenta. Cristiano marcó, Casillas perdió su imbatibilidad y el equipo de 'Mou' se alejó de la versión del pasado miércoles. Este Real Madrid aún desconcierta.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios