www.madridiario.es
Un escudo franquista 'vigila' la manifestación de guardias civiles

Un escudo franquista 'vigila' la manifestación de guardias civiles

sábado 18 de septiembre de 2010, 00:00h
La manifestación de guardias civiles celebrada este sábado por las calles de Madrid se ha visto "vigilada" desde arriba por un icono de tiempos pasados: un escudo preconstitucional que, todavía hoy, preside la entrada del famoso salón de Loterías del Estado, justo enfrente de la sede central de la Guardia Civil.
Tras más de 30 años de democracia, una imagen de piedra del águila de San Juan ha tenido que observar, impávida, cómo los representantes de las otrora proscritas asociaciones de guardias civiles reclamaban mejoras laborales para los agentes del instituto armado, en igualdad de derechos con los policías nacionales.

El escudo franquista no era el único que "vigilaba" desde arriba la marcha de los guardias civiles: hasta dos helicópteros han sobrevolado la calle de Guzmán el Bueno al mismo tiempo que varias decenas de policías nacionales controlaban desde una prudente distancia el singular desfile de sus compañeros.

Curiosidad también entre los guardias civiles que estaban de servicio en la Dirección General y que poco a poco se han ido arremolinando en la puerta, mientras en las ventanas de las viviendas de la casa-cuartel se adivinaban miradas esquivas tras los visillos.

"Los guardias civiles ya no tenemos miedo, reivindicamos nuestro derecho a reivindicar", tronaba al final de la marcha un emocionado Alberto Moya, secretario general de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), que ha acudido a la protesta con la sombra de un expediente disciplinario.

El mismo expediente por falta muy grave que pesa sobre el presidente de la Unión de Oficiales (UO), Francisco García Ruiz, que destacaba que "los mandos" de la Guardia Civil deben estar "con sus guardias", trabajando "unidos" por sus derechos profesionales. "El miedo se ha acabado, hoy ha comenzado una nueva etapa en la Guardia Civil", remachaba García.

Para rematar la estampa y con el "águila franquista" al fondo, el coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara, no ha dudado en afirmar que los guardias civiles tienen el "corazón rojo", en medio del entusiasmo de miles de agentes del instituto armado.

Apenas media docena de personas han exhibido tricornios adornados con pegatinas reivindicativas, gorras "teresianas" y guerreras sin galones.

Otro grupo de agentes ha portado un ataúd de cartón con el "cadáver" del Consejo de la Guardia Civil, el órgano en el que participan la dirección del Cuerpo y las asociaciones profesionales.

Cuatro han sido las consignas más coreadas: "Rubalcaba, dimisión", "Zapatero, embustero", "No somos esclavos, somos funcionarios" y el mucho más directo, "Hasta los huevos, estamos hasta los huevos".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios