www.madridiario.es

Encierro descastadísimo con el que Morenito dio una merecida vuelta

Otro petardo ganadero de los hierros de Pereda y van...

Otro petardo ganadero de los hierros de Pereda y van...

sábado 08 de mayo de 2010, 00:00h
Esta es la crónica de un petardo anunciado. El que año tras años pegan en Madrid los mulos con cuernos de las dos divisas de José Luis Pereda, lo que 'les sirve' para repetir. Sólo el quinto se prestó mínimamente al toreo y un valentísimo Morenito de Aranda se ganó, con una faena de entrega y ortodoxia, una vuelta al ruedo.
Inasequible al desaliento, San Isidro -léase la empresa- nos 'regala' año tras año un encierro del dúo estático Pereda-La Dehesilla, tanto monta monta tanto en cuanto a descaste y no olé. Eso sí, bicornes de gran arboladura pero vacíos de sangre brava hasta límites insufribles. Inasequible al desaliento, San Isidro -la empresa- también practica este 'óbolo' con una terna de coletudos modestos, de segadores sin cosecha que necesitan un aldabonazo en la cátedra para lanzar sus carreras.

Es más, incluso a algunos los castiga dos temporadas consecutivas: es el caso de Iván Fandiño y Morenito de Aranda, que ya se estrellaron en el ciclo isidril de 2009 con estos remedos del 'bos taurus'. Y ahora -no quieres caldo, dos tazas- volvieron a sufrir esta moruchada y no olé. Dentro del desastre ganadero -y van...-, al menos los segundos de sus respectivos lotes pusieron algo de movilidad y embestida frente a los anteriores, cadáveres semovientes que topaban y huían despavoridos de percales y flámulas.

Lo que permitió al de Aranda prender la escasa codicia con un punto de peligro del quinto con cortas series de bellos y mandones naturales, algunos de ellos enganchados. El animal le volteó con saña en un descuido -herido leve en la pierna izquierda- y ello añadió algo de dramatismo, pero a pesar de la buena estocada no era labor de oreja, aunque el presidente del jueves había puesto el listón muy bajo con la que otorgó a Curro Díaz.

Muy dispuesto salió también Fandiño frente al que cerró función, que aparentaba iba a durar en su celo, pero fue diluyéndose poco a poco y el vasco, que de inicio se plantó en el platillo intentando la verdad eterna del toreo -un hombre de corazón burlando armoniosamente astas amenazadoras-, sólo nos dejó el recuerdo de algunos pases de hondo clasicismo.

El resto del festejo, con Leandro de gran perjudicado con su lote infumable, fue otra crónica de bicornes descastadísimos, intentos imposibles de los chavales por agradar y petardo ganadero y no olé. De modo que, como en años precedentes, con similares deméritos, Pereda se ha ganado la repetición de nuevo gracias a San Isidro -léase la empresa- y más no olé.

Ficha del festejo
Cuatro toros de JOSÉ LUIS PEREDA y 2º y 3º de LA DEHESILLA, bien aunque desigualmente presentados, muy astifinos, descastados, nobles excepto 5º, y flojos. LEANDRO: silencio; silencio. MORENITO DE ARANDA: silencio; vuelta tras petición. IVÁN FANDIÑO: ovación; silencio. Plaza de Las Ventas, 7 de mayo. 2ª de Feria. Casi lleno
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios