www.madridiario.es

Los modernos trenes 8.000 entrarán en servicio en la L6 en agosto

Viaje en los convoyes universales

Viaje en los convoyes universales

lunes 01 de febrero de 2010, 00:00h
El andén está lleno. Un convoy de cabeza negra y decorado con llamativos puntos azules sobre fondo blanco entra a toda velocidad en la estación. Con precisión matemática y en silencio, frena en el lugar indicado desplegando una pequeña rampa.
Sin apenas tiempo para que se abran las puertas, una pequeña marabunta entra y sale de los vagones. Hay sitio para bicicletas y una mujer en silla de ruedas ocupa su lugar, perfectamente habilitado y señalizado.

Hay un poco más espacio y la sensación de ir como 'sardinas en lata' se ha aliviado. Mientras el convoy inicia su marcha suave pero firmemente, los pasajeros se agarran a los nuevos asideros, en forma de copa de árbol.

El que acaba de entrar en Sainz de Baranda ya no es, huelga decirlo, el viejo tren de la serie 5.000 que ha recorrido las entrañas del metro desde hace 30 años. Un moderno hermano mayor le ha sustituido, el 8.000, el último modelo adquirido por Metro de Madrid para que la línea 6 dé el salto de calidad definitivo.

Madridiario se ha trasladado hasta las cocheras de Canillejas, dónde se guardan las maquetas a tamaño real de los 8.000 que a partir del próximo mes de agosto entrarán en servicio. Lino Calo, director de Material Móvil de la compañía, y Rafael Royuela, responsable de la Unidad de Proyectos de Ingeniería de Material Móvil, nos descubren los secretos de los nuevos trenes, capaces de absorber "la demanda del peor tramo en las peores condiciones". ¿Y cómo es esto posible en la línea de Metro más usada?

Más trenes o más grandes
"Los nuevos trenes incorporan todos los sistemas de seguridad anteriores y el sistema CBTC de conducción automática, que permite aumentar las frecuencias de paso", explica Lino Calo. Hasta tal punto es la mejora que la capacidad podrá crecer en la L6 hasta un 31%.

Al pasar más trenes, aumentará el espacio disponible para cada usuario en el vagón. "El estándar internacional es de cinco personas por metro cuadrado, pero tenemos el compromiso con el Consorcio de Transportes de que por cada metro habrá 3,5 pasajeros de media en el tramo más saturado de la línea 6 en un día de diario en hora punta", recalca el responsable de Material Móvil refiriéndose al recorrido Sainz de Baranda-Conde de Casal. En sentido estricto, habrá más trenes por período de tiempo. En sentido figurado, para los viajeros, éstos parecerán más espaciosos cuando en realidad es que los usuarios se distribuirán mejor.

Nuevas formas y colores

Los usuarios comenzarán a notar las mejoras desde el mes de agosto, y lo primero que distinguirán serán los nuevos colores del metro: en el exterior, cabecera negra y puntos azules sobre fondo blanco; en el interior, asideros "lobulares" de color amarillo intenso y suelo de color rojo. La elección, recalca Rafael Royuela, no es baladí, ya que se pretende facilitar la distinción de los elementos a las personas invidentes o con deficiencias visuales.

Que Metro ha pensado en todos sus pasajeros lo pone de manifiesto los nuevos gadgets que habrá en los vagones, como el botón con el que un viajero en silla de ruedas podrá pedir al conductor que despliegue la rampa de bajada en la próxima estación, o el área reservada para varias bicicletas situada justo detrás de la cabina de mando.

La línea 6 será la primera de en gozar de los trenes 8.000. Después vendrán la 2, la 3, la 8 y la 11. En total, 406 millones de euros invertidos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios