www.madridiario.es
El puente que une San Blas, Hortaleza y Barajas

El puente que une San Blas, Hortaleza y Barajas

Por Enrique Villalba
jueves 17 de diciembre de 2009, 00:00h
Trece años después, por fin, se ha hecho realidad el puente de conexión entre la calle de Alcalá y la avenida de Logroño, sobre la A-2. Este jueves el ministro de Fomento, José Blanco, ha inaugurado la nueva infraestructura acompañado del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y la delegada del Gobierno en Madrid, Amparo Valcarce.
Esta reforma surge de un convenio suscrito en 1996 (aunque el proyecto estaba rodando desde principios de los 80 y nunca se ponía en marcha) entre el Ministerio y el Consistorio. El Gobierno municipal de José María Álvarez del Manzano se comprometió a construir el puente de Ventas a cambio de que el Ejecutivo estatal hiciese lo propio con esta conexión del este de la ciudad.

El Consistorio cumplió en 1998. Mientras, demoras por problemas técnicos y de programas electorales supusieron la demora del proyecto y que los problemas de movilidad de la zona continuasen e, incluso, se agravasen. La obra ha resultado especialmente complicada porque se ha realizado sin cortar el tráfico en una vía que acoge diariamente 120.000 vehículos.

El nuevo enlace ha costado 16,89 millones de euros. Consiste en una nueva glorieta de tres carriles sobre la A-2, situada a nivel de calle, que une ambos viarios entre sí y con la autovía, así como tránsito peatonal en la zona. Para conseguir ese efecto, se ha deprimido un trazado de 800 metros de carretera nacional (algo que, junto al uso de capas asfálticas especiales, ha redundado en la disminución de la contaminación acústica en la zona).

Los distritos de San Blas, Hortaleza y Barajas quedan así unidos por el citado puente, descargando a la infraestructura elevada que se situaba en el punto kilométrico 8,380 de la carretera de Barcelona.

Una barrera
Además, se ha prolongado la vía de servicio derecha de la A-2 (lado Sur) hasta la nueva glorieta, conectando así Ciudad Pegaso con el centro de Madrid. Se ha restituido la entrada desde la calle Alcalá hacia la A-2, sentido Zaragoza, mediante un paso inferior que da cabida a los vehículos provenientes de ambas calles. También se han reordenado los movimientos de algunas calles y de viales de la zona.

Blanco ha abogado por fomentar la movilidad de la zona, e interconectarla correctamente con el centro de la capital y con el corredor del Henares. Ruiz-Gallardón ha alabado la coordinación institucional y la eliminación de una barrera que separaba a los barrios.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios