www.madridiario.es
La felicitación de Gallardón

La felicitación de Gallardón

Por Ángel del Río
miércoles 09 de diciembre de 2009, 00:00h
Las felicitaciones de Navidad del alcalde Gallardón se han convertido en todo un clásico; es decir, sus crismas, con paisajes de ese ayer que de ordinario no le gusta recordar, son entrañables, pero sobre todo, los textos escogidos, que siempre llevan un mensaje subliminal, siempre van a dirigidos a buen entendedor.

A veces sus crismas son más cotizados que uno de esos regalos que hacía el Ayuntamiento en tiempos sin crisis, incluso más cotizados que un sitio en la mesa del alcalde con los periodistas en tiempo de Navidad y que la crisis ya ha dejado en el olvido, incluso que un puesto en el corrillo de la copa en la que se convirtió la tradicional cena el pasado año. Dicen que en estas Navidades de 2009, ni siquiera habrá copa. Me parece estupendo, todo lo que sea predicar con el ejemplo en esta situación de austeridad, me parece estupendo.

Pero volviendo a la felicitación navideña de Gallardón, este año nos trae una imagen nostálgica de la Gran Vía en el centenario de su apertura. Una imagen bucólica de una nevada de las de entonces y una legión de barrenderos, vestidos a la antigua usanza, quitando la nieve con palas de las aceras y de la calzada, con el siguiente texto de Ramón Gómez de la Serna: “La Gran Vía es el escape progresivo del hombre montado sobre el alcotán valeroso, y los que la vimos hacer nos guiamos por la vieja alegría para remontarla, un poco ciegos del tiempo”. Párrafo de libro de Ramón “Nostalgias de Madrid”.

Ahora la imagen de la Gran Vía es bien distinta, empezando porque raro es que nieve, el tráfico es más acentuado, ya no haya barrenderos con palas, sino hombres y máquinas que forman parte de un mismo cuerpo operativo que se llama SELUR, el Servicio de Limpieza Urgente.

Pero a los nostálgicos, y el alcalde diría que trasnochados, nos conmueven imágenes del viejo Madrid, sobre todo cuando una estampa de ese viejo Madrid, es la de la Gran Vía, que este año cumple su centenario, efeméride con homenaje desde distintas instancias, con encargo a personas e instituciones para formalizar un programa de actos conmemorativos del que hemos sido excluidos, o no se nos ha tenido en cuenta, los cronistas de la Villa, que algo podíamos y deberíamos aportar a esta celebración, pero queda visto una vez más que con este alcalde, el cronista de villa es un objeto decorativo arrinconado en el desván, porque no queda bien visto en la decoración que de esta villa hace Gallardón en colaboración con su íntima interiorista, la delegada de las Artes, Alicia Moreno Espert.

Ángel del Río

Cronista Oficial de Madrid y Getafe

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios