www.madridiario.es

Barbo de montaña

Por MDO
viernes 22 de diciembre de 2006, 00:00h
Barbo, nombre común de varias especies de peces de la misma familia, que reciben este nombre por los bigotes o barbas que les salen del labio superior y que utilizan para buscar el alimento. El barbo de montaña se distribuye por los ríos del centro y norte de la península Ibérica, Francia mediterránea, Italia septentrional y centroccidental, Grecia y el este y el centro de Europa.  Tienen un cuerpo robusto y lleno de grandes escamas; el hocico es apuntado y cónico. Son de color pardo verdoso, con reflejos plateados por el dorso; los flancos son más claros, y el vientre, blanco amarillento. Alcanzan hasta 40cm de longitud.
Es uno de los peces más abundantes en el curso medio de los ríos. Vive también en embalses, lagos y lagunas, sin embargo, suele faltar en los tramos altos de las zonas montañosas donde a veces es sustituido por el barbo colirrojo (Barbus haasi Mertens, 1925). Especie propia de los ríos mediterráneos comprendidos entre el Mijares y el Serpis, ambos incluídos.

El barbo tiene boca protráctil y dos pares de barbillones. El par delantero, cuando se pliega, no sobrepasa el borde anterior del ojo, ni el par trasero el borde posterior del mismo. El primer radio largo de la aleta dorsal, con denticulaciones débiles o sin ellas en los ejemplares desarrollados. Dorso pardo o grisáceo, uniforme en los adultos y moteado de forma irregular en los jóvenes. Puede superar los 60 centímetros de longitud total, pero normalmente es mucho menor.

Es gregario y suele nadar con frecuencia cerca del fondo. Especie omnívora, sus  barbillones bucales le ayudan a la detección del alimento. Freza desde abril hasta el verano. La hembra pone varios millares de huevos sobre el fondo. El macho muestra los típicos tubérculos nupciales muy desarrollados en la región cefálica.

Pez de interés faunístico (endemismo ibérico) y algo apreciado por los pescadores recreativos. Figura como especie piscícola en el Real Decreto 1095/89, como “Rara” en el Libro Rojo de los Vertebrados Españoles, y en el Anejo V de la "Directiva de Hábitats" como especie de interés comunitario cuya recogida en la naturaleza y explotación pueden ser objeto de medidas de gestión.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios